Síguenos

¿Qué estás buscando?

febrero 27, 2024

CDMX

AICM sumido en el caos, negligencia y corrupción

Visitas

JOSÉ ENRIQUE SÁNCHEZ

El AICM reconocido a nivel nacional e internacional como el aeropuerto más competitivo, seguro y rentable de México, con una afluencia de pasajeros estimadas de 52 millones de pasajeros para fin de año y considerado como la primera vista que se ofrece al mundo, se encuentra convertida en un caos porque las estructuras verticales, menos burocracia, orden y disciplina que contempló a su llegada su actual director, Vicealmirante Carlos Velázquez Tiscareño, están lejos de convertirse en realidad.

Tres puntos torales se quedan flacos ante la realidad que se vive en la terminal aérea nacional catalogada como el octavo aeropuerto con mayor conectividad en el mundo, como son el profundizar en poner orden, transparencia y rendición de cuentas a las finanzas aeroportuarias, a las operaciones aeronáuticas y a las medidas de seguridad.

En la actualidad priva la inseguridad, florece la trata de personas, el tráfico de “pollos”, el robo de maletas y un servicio deficiente con instalaciones en precarias condiciones que se reflejan en largas colas, con la desesperación y pérdida de tiempo en perjuicio de miles de pasajeros. A lo largo y ancho de sus principales áreas de concurrencia se palpa un olor nauseabundo ante la falta de mantenimiento en sus servicios básicos que con frecuencia se ven desbordados.

Sus finanzas con adeudos millonarios sin cobrar, herencia del pasado, se encuentran en situación de quiebra virtual. Antes por la complicidad de funcionarios que recibían sobornos de los deudores para diferir o desaparecer cuentas vencidas y ahora por la tentación, negligencia, incapacidad y desconocimiento de los funcionarios actuales para darles cauce. Los testimonios están a la vista.

TAXIS PIRATAS AL ABORDAJE CON PROTECCIÓN OFICIAL

La última novedad es la creación de una empresa fantasma de taxis piratas que operan casi al pie de las escalinatas de los aviones, a todas luces ilegal, pero que ya empezó a funcionar con autorización oficial, utilizando el nombre de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, con lo que se deja en total estado de indefensión a miles de usuarios que utilizan sus servicios porque no hay a quien reclamarle. Simplemente no existe

Además para avalar sus operaciones, los directivos de la terminal aérea les reparten tarjetas exclusivas (TIA) con lo que les dan libertad para transitar en zonas restringidas, relajando la seguridad a niveles de máximo peligro con grave riesgo de un atentado a sus instalaciones.

Atrás de estas acciones está el caso de Sitio 300 que a pesar de contar con todo el sustento legal para operar 560 autos dentro de la terminal aérea, no se les respetan los laudos emanados de disposiciones judiciales para normalizar el servicio y en lugar de recibir apoyo, el equipo jurídico del Vicealmirante Velázquez Tiscareño, en su carácter de Director General del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la CDMX hace todo lo posible por desaparecerlo.

El AICM por su importancia y dimensión es considerado una instalación estratégica para la seguridad nacional, que derivó entre 2020 y 2022 a incorporar la vigilancia y seguridad de sus instalaciones a cargo de la Guardia Nacional, para reforzar tareas que antes estuvieron a cargo de la Policía Federal y ahora con la Secretaría de Marina al frente de esta responsabilidad, pero esta última no está cumpliendo con sus fines.

En contrario, pasando por alto las normas más elementales de seguridad, el equipo cercano que encabeza el Lic. José Luis Martínez Colina, Director de Asuntos Jurídicos del AICM, junto con el Vicealmirante retirado, Francisco José Martínez Berriel, Director de Administración; Ingeniero Mario Sánchez Becerra, encargado de la Subdirección de Terminal y Supervisión de Transporte Terrestre y el Capitán de Fragata, Moisés Alfonso Magallanes Casas, Gerente de Identificación Aeroportuaria han impulsado y protegido la creación de una empresa al vapor que sin ningún sustento legal y pasando por alto la estricta normatividad que exige esta función, les autorizaron a dos grupos ajenos, a vender boletos de transporte terrestre ubicándolos a uno, en la zona exclusiva de Bandas para captar el mayor número de pasajeros dentro de la terminal 1 y al segundo en la Terminal 2, sin la menor protección a los usuarios.

El argumento que públicamente esgrimen los funcionarios, muy similar a la forma en que operan los comerciantes en un tianguis para dar solución, es que “se procedió, a petición de permisionarios y operadores, a habilitar puntos de venta ubicados en Bandas de llegada, a cargo de una empresa contratada por ellos, a fin de realizar la legal, ordenada y segura venta de boletaje…”

GRAVE RIESGO DE ATENTADO Y SABOTAJE AL AEROPUERTO

En este punto hay dos graves violaciones que saltan a la vista:

-Primero es que la empresa de referencia se denomina “Sociedad de Permisionarios de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, que es la misma denominación formal con que opera Aeropuertos y Servicios Auxiliares, generando confusión y haciendo creer que se trata de una empresa filial de la terminal aérea.

Como es del conocimiento público, Aeropuertos y Servicios Auxiliares, (ASA), institución registrada como parte de la Administración Pública, opera, administra, construye y conserva aeropuertos; presta servicios de suministro de combustibles, ofrece asistencia técnica y consultoría, así como instrucción e investigación en materia aeronáutica y aeroportuaria.

Ahora por lo que parece ya entró a la venta de boletos de taxis; sin embargo en el terreno jurídico dicha empresa NO PUEDE NI DEBE UTILIZAR EN SU DENOMINACIÓN, Aeropuertos y Servicios Auxiliares.

-Segundo. Para entrar a las zonas restringidas y exclusivas del Aeropuerto, como medida de seguridad para evitar la presencia de personas ajenas, existe unas Tarjetas de Identificación Aeroportuaria, (TIA) que son revisadas de manera escrupulosa antes de permitir su paso a quienes las portan, pero en el caso de los representantes de los taxistas piratas se las dieron con antelación.

Es ampliamente reconocido que para que una persona tenga acceso a una TIA debe contar con el respaldo de una empresa registrada a través de un contrato, lo cual no existe. Menos aún puede vender boletos, como si fueran naranjas, si no cuenta con contratos de arrendamiento de cada una de las cajas asignadas, lo cual no existe.

Corresponde a la Gerencia de Identificación Aeroportuaria (GIA) explicar las razones por las que autorizó la emisión de estas tarjetas, sin ninguna reserva y precaución, considerando en grado extremo que una persona pueda introducirse con el fin de generar actos de violencia, sabotaje o desestabilizar a la institución.

Un pase de esta naturaleza requiere de una solicitud previa, con copia de identificación oficial, avalada y firmada por el representante legal de la empresa, pero en este caso, las Tarjetas TIA fueron expedidas con anticipación y sin que la empresa citada Sociedad de Permisionarios de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, cuente con registro alguno, lo cual es sumamente grave por las implicaciones que su mal uso pueda generar.

Atendiendo todos los requisitos que no se cumplieron, como son la presentación de una identificación legible oficial vigente con fotografía, CURP, Carta de antecedentes no penales, registro de alta en el IMSS sellada por la empresa en que labora, recibo legible de nómina u honorarios, hoja de datos personales y laborales para tener acceso a una de estas tarjetas exclusivas, la lógica obliga a contemplar que resulta imposible para la empresa en cuestión el haber cumplido con los requisitos para operar en el mismo día en que recibieron la autorización de los funcionarios. Los tiempos no dan para justificar tanta celeridad.

VIGENTE LA HISTORIA NEGRA DE FOX Y CALDERÓN

Cuando el 7 julio de 2022, el Presidente Andrés Manuel López Obrador designó al vicealmirante piloto aviador egresado de la Heroica Escuela Naval Militar, Carlos Ignacio Velázquez Tiscareño, director general del AICM, las expectativas de cambio se elevaron hasta las nubes, tomando en cuenta la existencia de la más grave corrupción de la historia que venía prevaleciendo en ese sitio desde los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón.

En esos tiempos, quienes figuraron como directivos y servidores públicos del AICM luego se convirtieron en una mafia que ha seguido controlando el servicio de transporte terrestre al interior de la terminal, no por las ganancias que genera la prestación de sus servicios, sino por los negocios millonarios que obtienen con actividades colaterales.

Por decisión presidencial, el 21 de febrero de 2022 inició el despliegue de la Estrategia de Seguridad Aeroportuaria Integral. Con ello, el Gobierno de México desplegó mil 500 elementos de la Secretaría de Marina en las instalaciones de este aeropuerto para garantizar la seguridad de los usuarios.

Esa misma fecha, 21 de febrero de 2022, fueron creadas la Coordinadora de la Estrategia de Seguridad Aeroportuaria Integral (SESAI) y la Unidad Naval de Protección Aeroportuaria del AICM, con el objetivo de hacerse cargo específicamente de las zonas de Aduana, Migración y Seguridad.

Posteriormente el 4 de octubre de 2022 el Director General del AICM, asistió a la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional donde habló de la situación del aeropuerto, las inversiones hechas y proyectos como la recimentación en T2, además del establecimiento por indicación presidencial del mando único de autoridades dentro del recinto aeroportuario, en las funciones del director general del AICM, dando un sentido de alivió a la difícil situación que venía enfrentando el AICM.

Así desde octubre de 2022, personal de la Secretaría de Marina asumió la conducción de las tareas de Migración y de Aduanas dentro del aeropuerto. Y a partir del 7 de octubre de 2023, el Aeropuerto Internacional Benito Juárez Ciudad de México quedó incorporado al sector coordinado por la Secretaría de Marina, para eficientar sus operaciones.

A la vista de los resultados, de las múltiples quejas de los pasajeros, de pilotos y observaciones de organizaciones internacionales, no se está cumpliendo su misión de proporcionar, operar y administrar servicios aeroportuarios, complementarios y comerciales seguros, eficientes, rentables y de calidad, que satisfagan las necesidades de los usuarios y que contribuyan al desarrollo nacional.

De todo este panorama de descomposición que se observa en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, surgen varios interrogantes. ¿Encabeza el Vicealmirante Carlos Velázquez Tiscareño estas acciones para introducir taxis piratas con venta de boletos en sitios privilegiados, aprovechando la demanda de fin de año? ¿Sus funcionarios han sido tocados por la ambición y la tentación de enriquecimiento ilícito, actuando a sus espaldas al darle cabida a manos extrañas?, o ¿es una forma simplista y peligrosa de allanar los problemas?

Lo cierto es que las palabras del director general de actuar con la Ley en la mano que pronunció a su llegada no se están cumpliendo, fallando en su promesa a dos altas instituciones: Presidencia de la República y a la honorable Secretaría de Marina.

TE RECOMENDAMOS:

Piden que próximo jefe de gobierno sea LGBTTTQ+

Te puede interesar

Advertisement

This will close in 0 seconds

This will close in 0 seconds