‘Contra lo imposible’

‘Contra lo imposible’

783
0
Compartir

Una cinta magistralmente actuada por Matt Damon y Christian Bale que camina por cuenta propia hacia la futura entrega de los Premios de la Academia

Harry Plus

Calificación: Extraordinaria (5 estrellas de 5)

Llega un momento del año en el que comienzan a llegar a la cartelera nacional las producciones más destacadas dentro de la escena hollywoodense, aquellas que pintan por cuenta propia su rumbo hacia la futura temporada de premiaciones a lo mejor de la cinematografía, algo que para lo amantes del séptimo arte, es un regocijo total. Ahora, combinando esta fascinante entrada, todos sabemos que definitivamente las historias que involucran vehículos, pistas de carreras, adrenalina y personajes conflictivos, son sumamente atrapantes para el espectador, pues inevitablemente le permiten transportarse a un mundo de ficción en el que pueden saborear una de las grandes fantasías… Pisar el acelerador a fondo sin remordimiento y sentir la vibrante emoción que conlleva la velocidad y el riesgo. Aunque solo sea a través del imaginario, la intrépida experiencia en la pantalla grande altera nuestros sentidos y eso es algo que ‘Contra lo imposible’, logra con creces, pues la excitante batalla automotriz es convertida en una épica historia llena de emoción, drama y pulcritud técnica.

La historia se centra en un excéntrico y decidido equipo norteamericano de ingenieros y diseñadores de vehículos, liderados por el visionario automovilístico ‘Carroll Shelby’ (Matt Damon) y su conductor británico prodigio y problemático, ‘Ken Miles’ (Christian Bale). ‘Henry Ford II’ y ‘Lee Lacocca’ les dan la misión de construir desde cero un nuevo automóvil con el fin de derrocar el dominio de la escudería Ferrari en el Campeonato del Mundo de Le Mans de 1966 (basada en hechos reales).

Son muchos los elementos cruciales por los que la película se convierte es un deleite visual y sonoro de 152 minutos de duración, pero el principal de ellos lo encontramos en las actuaciones sublimes de Matt Damon y un especial Christian Bale, dos actores que demuestran una vez más el respeto y honor que han ganado con el paso de los años en Hollywood. Dos piezas fundamentales que se complementan de manera interna y emocional y que transmiten la simpática y el temple hacia la audiencia en general. A este par de intrépidos pilotos los van a amar por su garra y su audacia para completar la tarea que hasta ese momento parecía imposible. Y no solamente es el trabajo de este dueto, el complemento de Jon Bernthal, Caitriona Balfe, Noah Jupe, Josh Lucas, Tracy Letts, JJ Feild, Ray McKinnon, Rudolf Martin, entre otros, logra cuajar una mezcla más que perfecta para nuestro deleite.

En aspectos complementarios encontramos la espectacular banda sonora compuesta por Marco Beltrami, junto con una mezcla sonora pulcra y detallista que te meterá de lleno en cada una de las escenas de la película. El guion realizado por Jason Keller, James Mangold, Jez Butterworth, John-Henry Butterworth, basado en el libro de A.J. Baime, es otro de los puntos a resaltar, y es que en ningún momento decae el ritmo y la intriga de la historia, una adaptación meticulosa, sentimental, enérgica, filosófica y desgarradora que de principio a fin atrapa y por nada del mundo te suelta. Cuando llegas al final simplemente deseas más, el metraje de 2 horas y media se ha consumido y ni te lo has notado. La dirección del propio James Mangold es justa, el cineasta sabe lo que quiere y no vacila en plasmarlo, cada acción está ejecutada finamente para tejer el hilo conductor dentro de esta trama plagada de pulcritud técnica y estética visual deslumbrante. Pocas son las cintas que logran impregnar la pura esencia de las carreras automovilísticas de una forma espectacular y emocional, Ford V Ferrari es una de ellas. Aquí los elementos de la velocidad y adrenalina de las carreras está perfectamente bien balanceada con una historia melodramática y humana que tocara hasta a los más fríos de corazón.

Desafortunadamente la cinta tiene que llegar a su final, pues seamos sinceros, en esta ocasión es difícil encontrar algún aspecto negativo, y es que cada detalle y tópico dentro de esta producción cinematográfica ha sido realizado a la vieja manera, con una buena suma entre actuaciones brillantes y una dirección igual de magistral.

El triunfo y la derrota que envuelve la escena automovilística encuentra un lugar especial para explotar y desarrollar su fascinante vida dentro de ‘Contra lo imposible’. Un relato deportivo que sube las emociones hasta alturas insospechadas. Entretenimiento y sensibilidad pura, una cinta que ha sorprendido a propios y extraños y que seguramente veremos dentro de la próxima entrega de los Premios de la Academia.