Síguenos

¿Qué estás buscando?

septiembre 28, 2021

México

El gobierno grabó todo

El periodista José Reveles recuerda que la Secretaría de Gobernación de Luis Echeverría, ordenó se filmaran los hechos

EL 2 DE OCTUBRE, a las 9:30 horas, el periodista Jo­sé Reveles llegó a la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelol­co. Estaba como reportero de guardia en Novedades, y su je­fe lo mandó a cubrir el tiroteo que se reportaba. Pero no pu­do pasar: un soldado introdu­jo su arma larga a su vehículo, donde iba acompañado de un colega, y los corrió.

Reveles observó a un gru­po de soldados, en la Plaza, que subían bultos a un camión, pe­ro a la distancia no alcanzó a ver el contenido. De ahí, rá­pidamente se trasladó a la 3ª Delegación, donde ya había 14 muertos en la morgue.

A 50 años de distancia, el periodista recuerda: “Esos 14 cuerpos tenían la cabeza destrozada, con la piel pegada al cráneo. Se usó para ello balas expansivas, y ahora sabemos que en Tlatelolco se utilizaron armas de alto poder, es decir, de uso exclusivo del Ejército”.

El también escritor asegu­ra que la represión en contra de los estudiantes, y los hechos del 2 de octubre, fue orquestado por el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. “Desde un día antes, el 1 de octubre de 1968, mandaron desocupar crujías de los penales de Lecumberri y Santa Martha Acatitla, pues esperaban mu­chísimos detenidos”.

GRABACIONES PERDIDAS

Reveles anota que Luis Echeve­rría Álvarez, entonces secreta­rio de Gobernación, dio la orden de que se grabaran los hechos en la Plaza de las Tres Culturas, el 2 de octubre de 1968.

Servando González Hernán­dez –el primer cineasta mexi­cano en dirigir una película en Hollywwod–, anota el escri­tor, fue contratado para reali­zar las grabaciones. “Y utilizó ocho cámaras nuevas (Arriflex de 35mm y telefotos de hasta de 400mm), que fueron compradas para las Olimpiadas; las es­trenó en Tlatelolco”.

El entrevistado dice que en esa tarea, Servando Gonzá­lez se apoyó en Alex Phillips y Demetrio Bilbatúa, cineastas también. “Se sabe que graba­ron más de 20 horas, pero seconoce muy poco; no se sabe dónde están las películas, se encuentran ‘extraviados’, aun­que se dijo que el incendio en la Cineteca Nacional, en 1982, consumió ese material”.

Te puede interesar

Advertisement