Síguenos

¿Qué estás buscando?

enero 16, 2022

México

La primera boda del sexenio

PUEBLA, PUEBLA.—El desenlace de la boda fue un brindis entre los novios, César y Dulce, con Andrés Manuel y Beatriz, en el hotel Rosewood, el más exclusivo de la entidad. Ahí mismo, la noche de bodas, en la suite.

Ahí, al final de la fiesta, el mandatario electo, Andrés Manuel López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, desearon felicidad al matrimonio recién celebrado, de su brazo derecho, César Alejandro Yáñez Centeno y Dulce María Silva Hernández. López Obrador fue testigo de honor de la boda civil, que se celebró en el en el Salón San Francisco del Centro de Convenciones de esta ciudad.

Antes, a cuatro calles, la boda religiosa en la Capilla del Rosario, perteneciente a la monumental iglesia de Santo Domingo de esta capital.

En los alrededores de la iglesia y el salón, había un fuerte dispositivo de seguridad, ante la presencia del presidente electo y el gobernador de la entidad. Incluso, en el exterior de la capilla pusieron vallas para facilitar el acceso de los invitados, muchos de ellos, de la clase política de Morena, en la entidad, y en el país. Los que gobernarán hasta el 2024.

22 AÑOS CON AMLO

César Yáñez es el brazo derecho de López Obrador y un leal colaborador desde 1996, cuando su jefe llegó a la presidencia del PRD, durante su gestión como jefe de Gobierno, y en sus tres campañas presidenciales.

En esas etapas fue su vocero, y ahora ha sido designado para ocupar la coordinación de Política y Gobierno de la Presencia de la República, a partir del 1 de diciembre. Es originario de Colima, egresado de la licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana, en la Ciudad de México.

El matrimonio religioso se celebró en ésta, la más importante iglesia de la región, porque Dulce María es oriunda de Huamantla, Tlaxcala, que se encuentra a pocos kilómetros de esta capital.

Sólo se permitió el acceso a la ceremonia eclesiástica a dos medios de comunicación, uno de ellos una revista española, y también al fotógrafo Daniel Ramírez, cont ratado por la empresa Muga Boutique de Eventos, quien organizó la fiesta. Dulce María pertenece a una muy destacada familia de empresarios de la región, propietaria de la empacadora Silva, que ha sido por décadas pilar de la economía de Tlaxcala.

La boda religiosa fue majestuosa. La iglesia decorada de flores blancas y alfombra roja para el paso de la pareja. Afuera, unos enormes globos blancos. A las 5 de la tarde comenzó.

Dulce María llegó a la boda en un hermoso vehículo clásico color blanco, y un bello vestido del diseñador Benito Santos; maquillaje de Víctor Guadarrama, prestigiados por haber trabajado para importantes y famosas personalidades del mundo artístico, según posteó en su cuenta de Instagram el fotógrafo Daniel Ramírez.

“NOVIA MÍA”

Al terminar la ceremonia, los novios salieron de la capilla y fueron recibidos por una lluvia de papeles plateados, y un mariachi con la canción Novia mía.

Los abrazaron, felicitaron, y caminaron unos metros para su enorme globo de la suerte. Los soltaron y miraron hacia el cielo cómo se perdían en las alturas. Se dieron un beso y abrazaron.

Los esperaba un tranvía de dos pisos, descubierta la parte de arriba, en la cual viajaron para dirigirse a la recepción, ambientados también con música de mariachis. Iban acompañados de un grupo importante de sus invitados.

Andrés Manuel López Obrador, el presidente electo, llegó con discreción, evitando ser visto por los periodistas que le esperaban para la foto. En el salón estuvo acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller. Ella fue en representación del mandatario a la boda religiosa.

También discreto al llegar al festejo, el gobernador de la entidad, José Antonio Gali Fayad, que en unas semanas terminará su encargo.

La fiesta fue amenizada por el famoso grupo musical Los Ángeles Azules, previa música de una Big band, que acompañó la cena, de cinco tiempos. El primero, cola de langosta, servida con escamoles, espárragos y camarones; de segundo tiempo, bisque de langosta; tercer tiempo, sorbete de guanábana y de menta; cuarto tiempo, crote de filete de res a la bordelesa, y quinto postre variedades: café americano, expresso, capuchino, crepas, esquites.

LA CLASE POLÍTICA

Entre los asistentes de la clase política que se dejaron ver, destacó presencia del futuro jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo; el consejero Jurídico presidencial, Julio Scherer; el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal.

Al salón llegaron juntos quienes serán responsables de los energéticos, acompañados por sus esposas: Manuel Bartlett, futuro director de la CFE, y Octavio Romero Oropeza, de Pemex. También el gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López Hernández. Y Joel Ortega, ahora asesor en materia de seguridad pública.

LA CLASE POLÍTICA ESTATAL TAMBIÉN FUE INVITADA

Tambien, parte de la clase política estatal llegó como invitados a la boda. Destacó la presencia de Claudia Rivera, presidenta electa de la capital poblana; el senador morenista Alejandro Armenta; Rodrigo Abdalá, quien será coordinador del gobierno federal para Puebla; Alfonso Esparza, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, entre otros.

Con información de ALEJANDRO LELO DE LARREA /GRUPO CANTÓN

Te puede interesar

Shanik en Basta

Advertisement