Fallan las formas con el VAR

Fallan las formas con el VAR

207
0
Compartir

Ciudad de México.– Después del ensayo que duró algunas semanas, el Video Arbitraje Asistido (VAR) recibió luz verde para ser implementado en la Liga MX, en el anterior Apertura 2018.

Y fue en la Final del mismo, durante el partido de Ida entre el América y Cruz Azul, que de alguna manera fueron evidentes las falencias o carencias del mismo, pues en dos jugadas puntuales el árbitro no recibió el auxilio de sus compañeros que se encargan de revisar las acciones polémicas.

El defensa chileno de La Máquina, Igor Lichnovsky, derribó de manera flagrante y clara a Bruno Valdez en el área, pero el silbante, ausente de la jugada, dejó pasar la falta y, como nadie le avisó, no se marcó un penalti.

Minutos después, un codazo del mismo Valdez, pero ahora sobre Iván Marcone, fue ignorado y la agresión no trajo consigo la roja directa, porque tampoco se decidió que fuera vista en los monitores como una segunda opción.

PIOJO, EL MÁS CRÍTICO

El tema del VAR y las fallas del mismo aumentaron la última semana, debido a que el árbitro Fernando Hernández tardó casi diez minutos en decidir una acción dentro del área durante el Xolos contra las Águilas en el Estadio Caliente.

El nazareno, quien fue señalado por el mismo técnico americanista Miguel Herrera, por no reconsiderar una presunta infracción sobre Nicolás Castillo en el partido ante el Morelia, durante el cotejo entre capitalinos y fronterizos hasta pareciera que se empeñó en encontrar el detalle para marcar la supuesta falta de Carlos Vargas sobre Ariel Nahuelpán.

De hecho, El Piojo se convirtió en el tipo más incómodo respecto a este artefacto, pues desde los Cuartos de Final del certamen anterior, en el enfrentamiento de cremas y el Toluca, alzó la voz y pidió que los encargados se especializaran más en el tema.

“El VAR es bueno, la gente que lo usa no. Hay jugadas de penaltis claros que no pasa nada. Son asistentes para el árbitro y no están para corregirles, por eso lo asisten y no aprovechan la tecnología. Les diría que dejen de comer o tomar para no distraerse.

“De dónde carajos saca seis minutos este güey. En lo que revisa y dice que tarda un minuto y hasta en tribuna sacan la repetición. Hizo un cambio en la segunda mitad y son 30 segundos. Parece que perjudica”, declaró Herrera en aquella ocasión.

Y los de Coapa volvieron a estar en el centro de la polémica, pues en su visita a Monterrey, encuentro en el que perdieron una racha de 23 juegos imbatibles, el partido terminó con nueve futbolistas por bando y con la marcación de penaltis muy rigoristas.

“El VAR no es culpable, no le echemos la culpa a un artefacto que es muy bueno, que no se está usando bien es otra cosa, pero el VAR no tiene nada que ver. El VAR ayuda y la ayuda no la están aceptando ellos. La herramienta sirve, es muy buena, desafortunadamente no la están usando como debe ser, es una ayuda para ellos”, comentó.

Más enfrascado en el tema, pues en las derrotas de su escuadra el VAR pudo cambiar las mismas, Miguel criticó las declaraciones del presidente de la Comisión de Arbitraje, Arturo Brizio, quien dio a entender que sus agremiados más longevos eran renuentes a usar la tecnología.

“No podemos oír una conferencia del señor Arturo Brizio, con todo respeto, diciendo que los grandes no quieren aceptar el VAR. Si yo voy y le digo al dueño de mi equipo que mis jugadores grandes e importantes no quieren hacer lo que les pido, me van a dar las gracias y van a traer un tipo que los convenza”.

Luego de que el conjunto aguilucho cayera por la mínima diferencia ante Pumas en CU, en uno de los viernes de conferencia con El Piojo, éste recordó que hubo un par de acciones que desde su perspectiva fueron faltas dentro del área.

Días después, Brizio aceptó que Castillo había sido derribado y que era un penalti que no le marcaron al América, y la respuesta de Miguel Herrera no se hizo esperar.

“Para toda la gente que habla tarugadas, ni con el VAR nos ayudan, los árbitros no ayudan a nadie, pero al América es muy difícil pitarle y luego salen a decir que tuvimos razón, perdón, pero no se vale”.