Exponen a empleados

Exponen a empleados

1344
0
Compartir
Ciudad de México(20/04/2016).-Fiesta de la Radio Kebuena 2016 en el Estadio Azteca. PHOTOAMC

La detención de Ricardo Treviño y Rubén Alejandro Rivera, miembros del staff de la banda La Trakalosa de Monterrey, que comanda Edwin Luna, en el aeropuerto de La Aurora, Guatemala, por no declarar 10 mil 766 dólares en efectivo que llevaba cada uno en sus maletas, no es una cosa nueva en el ambiente grupero, pues muchos grupos y cantantes utilizan a los miembros de sus staffs y hasta sus músicos para pasar miles de dólares a México, producto de sus presentaciones en el extranjero, para no pagar impuestos.

Aunque la mayoría de las veces el dinero no es mal habido, orillan a sus colaboradores a verse inmiscuidos en un delito, ya que la evasión de impuestos es un ilícito grave en la mayoría de los países del mundo.

En este caso en concreto, los que deberían de responder por la detención de los colaboradotes de Edwin Luna, son los propietarios de la disquera Remex Music, Germán y Domingo Chávez, pues su empresa fue la que vendió las dos fechas de La Trakalosa en Guatemala, y en sus decaraciones, los dos detenidos dijeron que el dinero lo obtuvieron en las presentaciones que la agrupación realizó en ese país.

LO ABANDONAN A SU SUERTE

GRUPO CANTÓN trató de contactar a Edwin Luna o alguno de los directivos de Remex para conocer su punto de vista, pero evadieron nuestra petición con la promesa de enviar un comunicado, lo cual no sucedió.

Por su parte, las autoridades guatemaltecas señalaron que Treviño enfrentará proceso penal en Guatemala por los delitos de perjurio y falsedad en declaraciones, pese a que él no es el dueño de ese dinero.

ES RECURRENTE

Un caso similar ocurrió el 20 de enero de 2018, cuando Joel Camarena, mánager de Gerardo Ortiz y trabajador de la disquera Del Records, fue detenido en el aeropuerto de Dallas, Texas, con 150 mil dólares en efectivo, producto de una presentación del cantante que tampoco declaró ante las autopridades.

También le sucedió a la extinta Jenni Rivera, quien estuvo más de 12 horas detenida en el Aeropuerto de la Ciudad de México, en mayo de 2009, al intentar cruzar a Los Ángeles, California, 52 mil dólares en efectivo que no declaró. En ambos casos solo pagaron una multa y caución porque demostraron que ganaron el dinero de forma lícita.