Perdona corrupción previa a su Gobierno

39

A 10 días de asumir la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador reiteró su perdón a todos los casos de corrupción que hayan ocurrido antes del 1 de diciembre y que no estén en procesos judiciales, pero dejó en claro que a partir de ese día se acabó, pues ya no va a tolerar ninguna ilegalidad.

En entrevista, luego de montar una guardia de honor en el Jardín Lecumberri, donde asesinaron al presidente Francisco I. Madero y a su vicepresidente José María Pino Suárez, en 1913, el mandatario electo dijo que sí podría haber perdón en casos de corrupción.

“Sí, por ejemplo, todo lo que está en curso no se puede detener. Yo no soy cacique, yo no aspiro a ser un dictador, yo soy demócrata. Entonces no es darle la orden al poder judicial, al poder legislativo, que son poderes independientes de que se detengan procesos que se han iniciado por delitos de corrupción; todo lo que esté en curso se tiene que concluir y la autoridad competente tiene que resolver”.

Ese planteamiento, añadió López Obrador, no es nuevo, pues recordó que lo ha dicho desde la campaña presidencial.

“Nosotros no apostamos a la persecución, no es mi fuerte la venganza y que no creo que sea bueno para el país que nos empantanemos en estar persiguiendo a presuntos corruptos. Si se optara por eso, como somos honestos, tendríamos que empezar por los de arriba, y no sólo los de