Intenso hasta en las cascaritas…

31

El América celebra sus 102 años, con remojo de instalaciones, un partido con la prensa y una taquiza

Ciudad de México.– “¡Venga Ca­charro; Giber, suéltala, eso, buena, buena!”, les grita Miguel Herrera a los amarillos desde el área rival, pues esta vez se enfundó los tacho­nes y se dispuso a destilar magia en ofensiva.

La directiva del América, aun­que fue diez días después, festejó los 102 años del equipo, como se debe, echando la casa por la ven­tana, porque así tendría que ser con los equipos que presumen ser grandes.

Para abrir boca, porque hay que presumir todas las nuevas adecua­ciones, el propio Miguel, junto a Mauricio Culebro, presidente ope­rativo del club, y Santiago Baños, presidente deportivo, cortaron el listón para inaugurar la sala de prensa, para aclimatarse a aquello del primer mundo deportivo.

Después, porque también había que apegarse a la naturaleza, que es el pambol, una cascarita entre directiva, cuerpo técnico y la pren­sa que normalmente tiene su base en el Nido de Coapa.

Amarillos y azules, equipos mix­tos, para evitar que los cuadros fueran dispares, y entonces salió El Piojo de siempre, el intenso, ese que vive, come, sufre, disfruta y transpira futbol.

Omar Tena; el preparador físico, Giber Becerra; el entrenador de porteros, el profe José de Jesús To­rruco; defendieron la tradicional, la clásica, la uno.

Del otro lado, Gilberto Adame, Baños, Paulo Serafín, Ana Galindo (auxiliar de Leo Cuéllar), ondeando la elástica de visitante, y en ambos frentes, el agregado de reporteros, con el sol pegando a plomo.

Era el momento de la verdad, los mismos que son críticos a lo largo de la semana, rodando el balón con los profesionales, por eso éstos se relamieron los bigotes, pues lo dijo Santiago: “A ver si es cierto”.

Y el duelo, trabado, parejo, re­sultó más contundente para los del presi, pues se fueron arriba en el marcador 2-0, la goleada rondó en el campamento amarillo; sin embar­go, antes de que finalizara la prime­ra parte, pactada a 30 minutos, ésta trajo consigo el empate, luego de un zurdazo que entró en el ángulo.

Para el complemento, ya con el representante de Grupo Cantón cubriendo la lateral derecha con los de Herrera, éstos lograron la igualada.

Jugada de crack de Giber Be­cerra. Taladró rivales y por último se quitó al portero para firmar el segundo.

No hubo más, el duelo terminó 2-2, y lo que siguió fueron los penal­tis, pero los ejecutores y arqueros, sólo informadores.

En la ruleta, se impusieron 9-7 los cremas, y el de casa, el de BAS­TA!, marcó el noveno tiro, para sen­tenciar una victoria sufrida, en el festejo por los 102 años del Ame.