Síguenos

¿Qué estás buscando?

julio 14, 2024

Voces

Arreando al Elefante | La polémica por el bailarín exótico 

194 lecturas

Por Ricardo Sevilla

Sergio Mayer, el bailarín exótico, será diputado plurinominal de Morena. A esta hora, ya casi todo México lo sabe. Y también se sabe que su designación, desde el comienzo, no ha dejado de causar revuelo en las redes sociales y en los pasillos del poder.

Solamente los ciegos y obcecados se niegan a atender la polémica y pretenden borrarla, de un plumazo, soltando a rajatabla cualquier cantidad de tonterías. Una de ellas, la más socorrida, es que se trata de una campaña de descrédito y desprestigio contra el movimiento de Transformación.

Lamentablemente, hay que decirle a quienes piensan de manera tan simplista, que las cosas no son así.

En primer lugar, la inclusión de Mayer en la lista de diputados plurinominales ha sido recibida con una mezcla de incredulidad y decepción por parte de militantes y simpatizantes de Morena.

Hay personajes que aseguran, con especial necedad, se trata de una campaña de la derecha y de los medios de comunicación corporativos que podría, incluso, estar animada por Claudio X. González. Pero eso es una cejada del tamaño de una catedral. Y si no se ha ha dicho así es porque la mayoría de los “analistas” y “periodistas”, en estos momentos de rispidez, han preferido de poner las armas de la crítica para no agraviar a nadie.

Pero si queremos que nuestra democracia avance, lo que menos debemos hacer es callar. Todo lo contrario: hay que alzar la voz, fuerte y claramente, y poniendo todo sobre la mesa de debate.

Y, aunque a ciertos actores políticos no les gusten los cuestionamientos, yo tengo más preguntas que quizá me sumerjan en el ojo del huracán. Y me planteo: ¿No se supone que, en la Dirección del Instituto de Formación Política de Morena, se debe educar políticamente a los morenistas para que cuestionen y alcen la voz ante todo aquello que consideren relevante?

¿Por qué habría que alinearse, sin cuestionar, ante el tema de Mayer que es, a todas luces, un asunto tan espinoso? ¿Acaso deben callar y aceptar esta situación los militantes y simpatizantes de Morena y de la transformación, porque una persona ha tronado y mandado a que todo mudo calle?

Yo no tengo ningún interés en sumarme gregariamente a linchamiento de nadie, pero si me siento en la obligación intelectual y periodística de invitar a que vayamos al debate. Vivimos tiempos estelares. Y la revolución de conciencias obliga a cuestionar.

Te puede interesar

Advertisement