Síguenos

¿Qué estás buscando?

junio 18, 2024

Voces

Arreando al elefante | Pemex, nido de corrupción

14369 lecturas

No es menor lo que ha dado a conocer el actual director de PEMEX, Octavio Romero al dar a conocer el fraude de la pensión de Amparo Casar, actual presidenta de Mexicanos contra la Corrupción, y que según Fabricio Mejía dicha pensión es tan vitalicia que tiene un período de 1044 años, sin embargo, como consigna la Jornada en un artículo del 9 de Mayo, firmado por Braulio Carbajal, son 61 familias las que reciben pensiones millonarias.

El nido de corrupción de PEMEX, ha sido también de escándalo y sus directores han usado su puesto como puerta giratoria (no es ilegal pero tampoco ético) y/o, se han prestado a fraudes y arreglos personales. El recuento de los últimos directores muestra por sí mismo los actos de corrupción que hasta ahora permanecen impunes, entre ellos el del ex director Emilio Lozoya, con un proceso del que ha salido bien librado una y otra vez, que favoreció con 3 contratos millonarios a OHL y 2 a  Evercore, actualmente se aplazó (de nuevo) la audiencia intermedia por el caso Agronitrogenados.

Su antecesor, Juan José Suárez Coppel, dirigió PEMEX de 2009 a 2012, otorgó 10 contratos directos a Global Drilling Fluids, empresa dirigida por su primo; varios contratos para la construcción de plataformas por un monto de 2,500 millones de dólares a la empresa Jacobs Enginnering Group, Suárez Coppel “casualmente” fue nombrado como Consejero Independiente de dicha empresa casi al momento de dejar la dirección de PEMEX. Lo mismo sucedió con Jesús Reyes-Heroles, Luis Ramírez Corzo y Sebastián Lajous.

En 2007 varios ex funcionarios de PEMEX fueron investigados por desviar 156,7 millones de dólares (cerraron el expediente), entre ellos estaba Octavio Aguilar Valenzuela, jefe directo del finado Carlos Márquez Padilla, esposo de María Amparo Casar. Aunque hay datos y pruebas suficientes de toda la corrupción en la empresa que irónicamente llamaron “la gallina de los huevos de oro”, ningún gobierno ha hecho limpieza a fondo.

Mientras se siguen repartiendo millonarias pensiones, Rudesindo Cantarell, descubridor del yacimiento que lleva su nombre, murió en la indigencia y los familiares aún pelean la pensión prometida al humilde pescador.

Ana María Vázquez

Escritora

@Anamariavazquez

Te puede interesar

Advertisement