Síguenos

¿Qué estás buscando?

julio 14, 2024

EdoMex

Tala clandestina, asunto pendiente de la impunidad

Visitas

MARIO LÓPEZ

Estado de México.- Al menos 18 municipios mexiquenses, forman parte de cinco zonas críticas de tala clandestina, tales como: La zona del Nevado de Toluca; la zona del Izta-Popo; la zona de Cubio-Cruces; la Subcuenca Valle de Bravo catalogada como crítica y la zona de Temascalcingo, sitio denominado como Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) estima que la producción de madera ilegal representa 30% del volumen anual autorizado en el país. Dicho delito se asocia a diversos factores tales como: corrupción, fallas en la aplicación de justicia, ausencia de controles suficientes y adecuados del mercado y, más recientemente, la delincuencia organizada, entre otras.

Actualmente la tala clandestina es un delito cotidiano que se comete con total impunidad en el Edomex a pesar de que está tipificado en el Código Penal con penas que van de los 12 a 20 años, pero es en la región Izta-Popo en donde esta actividad se ha convertido en un grave problema para los bosques de Amecameca, Atlautla, Ozumba y del Parque Nacional Izta-Popo, situación que tiene conocimiento la Protectora de Bosques del Estado México (PROBOSQUE) en la entidad.

Cabe mencionar que pobladores de esas regiones han hecho denuncias formales ante diferentes instancias municipales y estatales las denuncias correspondientes, pero sólo han recibido incumplimiento, los grupos siguen talando los árboles. Los comuneros señalan que los tala montes, suben principalmente por las noches en camionetas de tres y media toneladas, en grupos de entre 10 y 15 personas se internan en las veredas y derriban varios árboles que seccionan y montan en sus vehículos en cuestión de horas.
También civiles y “agarran parejo desde un oyamel que mide unos tres metros que lo ocupan para la vara de jitomate, como árboles que miden de 20 y 30 metros de alto”, dijo un comunero de la región Izta-Popo

La tala que realizan grupos criminales son en los bosques de Amecameca, Atlautla, Ozumba y el Parque Nacional Izta-Popo, siendo esta una de las áreas protegidas más antiguas de México, incluye los municipios de Texcoco, Ixtapaluca, Chalco, Tlalmanalco, Amecameca, Atlautla, Ecatzingo y Ozumba, región invaluable por los servicios ambientales que proporciona por la provisión de agua que abastecen a los habitantes de Valle de México, Puebla-Tlaxcala y Morelos.

Los afectados relatan que Las camionetas cargadas con la madera bajan a primeras horas de la mañana, lo que se conoce como tala hormiga por la carretera que conecta paso de Cortés y Amecameca, misteriosamente sin que ninguna autoridad lo impida o lo vea. Para evitar un enfrentamiento o agresiones con tala montes, los ejidatarios y comuneros prefieren no caminar por las noches en sus terrenos, donde el sonido de las motosierras les anuncia que los delincuentes trabajan para acabar sin piedad con lo poco del bosque que queda.

La actual legislatura denunció que la tala ilegal representa 8% de las causas de la deforestación, y desde el Congreso Mexiquense se exhortó a las autoridades a combatir la tala clandestina de árboles, problema que afecta al medio ambiente, a los comuneros y a las futuras generaciones, sin que a la fecha haya respuesta.

TE RECOMENDAMOS:

Retiran propaganda política y comercial de más de 100 mil postes en Ecatepec

Te puede interesar

Advertisement