Síguenos

¿Qué estás buscando?

mayo 24, 2024

Voces

Periodismo subjetivo | La debacle del PRIAN vía Xóchitl

43 lecturas

JORGE GÓMEZ NAREDO
@jgnaredo

Es muy evidente: Xóchitl Gálvez, por más “relanzamientos” que haga, no subirá ya nada en las encuestas. Es una mala candidata. Y muchas son las razones: está inmersa en un escándalo de corrupción; no conecta con el pueblo a pesar de que le inventaron una historia de gente humilde; no es buena debatiendo; no tiene una ideología definida; no se deja ayudar; no tiene el respaldo de los partidos políticos que la postulan; los panistas la ven con desconfianza; los priístas la rechazan; se burla de la gente; no tiene control de sus reacciones ante condiciones adversas; se ríe de los ciudadanos.

Xóchitl es pésima candidata. En realidad, en estos meses, le ha quitado intención de voto a la coalición formada por el PRI, PAN y PRD. Y si sigue, irá cayendo más porque irá cometiendo más y más errores y más ridículos.

La cuestión es, ¿ya se dieron cuenta de esto quienes la impulsan? ¿Ya Claudio X. González está analizando si deciden quitarle de la contienda y colocar ahí a otra persona que pueda ser más competitiva? ¿Acaso Xóchitl no se ha dado cuenta que está destinada a perder abrumadoramente frente a Claudia Sheinbaum?

Las elecciones del 2024 pueden ser la hecatombe de la actual oposición. Si no hacen algo, si continúan como hasta ahora lo han hecho, podrían incluso quedar como tercer lugar. ¿Se imaginan al PAN unido al PRI y al PRD en tercer lugar, rebasados por Movimiento Ciudadano? ¿Se imaginan que los partidos que se creían gigantes, queden en un tercer lugar? ¿Se imaginan a los otrora partidos hegemónicos ahora en un papel de chiquillada?

Mantener a Xóchitl Gálvez como candidata a la presidencia significa, en pocas palabras, la destrucción del PRIAN. Con un resultado de tercer lugar en 2024, esos partidos no se podrán levantar.

Aún pueden decirle a Xóchitl que no es la indicada. Si bien es cierto no hay perfiles que puedan competir, sí hay liderazgos que no harán el ridículo todos los días. Es decisión de los partidos políticos, pero sus dirigentes parecen más preocupados en encontrar posiciones que les den fuero. Allá ellos. La que se les viene.

Te puede interesar

Advertisement