Síguenos

¿Qué estás buscando?

100% Deportes Columnistas

Galeno: lo lleva en la sangre, nacido para luchar

Integrante del Legado Wagner, el menor de la estirpe ni siquiera se la piensa, asegura que siempre supo que sería luchador, siguiendo los pasos de sus padres: Rosy Moreno y Dr. Wagner Jr.

Rodrigo Mojica

Grupo Cantón

CIUDAD DE MÉXICO.- Desde niño lo palpó, lo gozó, lo sudó, incluso algunas veces lo sufrió, y se convirtió de manera auténtica y genuina, en su forma de vida.

La Arena Azteca Budokan, esa misma que se encuentra enclavada en Ciudad de Nezahualcóyotl, prácticamente se convirtió en su terruño, o en su segundo hogar, y fue precisamente la guarida que reforzó lo que desde chaval ya merodeaba por su mente, ser parte activa de todo este mundo llamado lucha libre.

“Nunca dudé de mis capacidades, nunca dudé de lo que quería ser, nací para luchar; jamás dije, ‘y si soy músico, y si soy abogado’, para nada, siempre desde pequeño dije: ‘Voy a ser luchador, quiero ser luchador’, y ahorita es lo que estoy haciendo, estoy haciendo lo que más amo”, cuenta el Galeno del Mal, el más joven del Legado Wagner, en entrevista con Grupo Cantón.

El pancracio lo lleva en la sangre, y cuenta con mucha alegría que ser parte de una familia luchística de abolengo, todo el tiempo le provocaba buenas sensaciones, que además lo marcó para tomarla como ejemplo a seguir.

“Siempre fue una felicidad, un orgullo saber que tu papá es el Dr. Wagner Jr., es como tener a tu héroe a lado tuyo; desde pequeño, ver a tu héroe, ver a tu gran inspiración, es algo magnífico.

“Desde niño presumía que mi familia era de luchadores, a mi madre, Rosy Moreno”.

Su abuelo fue el iniciador de todo, y parte de la época romántica del pancracio, de ahí que acepta que, entre sus cuates del colegio, por supuesto existía esa duda de que fuera hijo de quien presumía.

“Me decían: ‘trae a tu papá’, porque casi siempre iba mi madre por mí a la escuela, o mi hermano, pues mi padre se la pasaba viajando”.

Esa intención, firme hasta estos días, comparte que tuvo una pausa, porque para acceder a las entrañas de la disciplina, tuvo que cumplir con otras tareas.

“Siempre de chico supe que sería luchador, te lo reitero, pero me alejé un poquito de las andadas de la lucha, por el tiempo de la escuela, y por los horarios, las distancias; como a los 15 empecé a entrenar con todos los maestros del mundo, porque ya quería debutar”.

Incluso, y a pesar de que la profesión aleja a las grandes estrellas de muchos momentos importantes, revela que en casa siempre hubo ese apoyo para que se enfundara en el papel de gladiador.

“Me pidieron acabar la Prepa, pero en realidad siempre hubo ese apoyo de mis padres. Hasta la fecha me siguen ayudando, me siguen regañando, aconsejando qué hacer, qué no hacer, si lo estoy haciendo bien; ‘párate bien, camina bien’, entonces hasta la fecha me siguen llamando la atención, pero más que regaños, son consejos, pues ellos tienen toda la experiencia en este ambiente”.

PERSONALIDAD

“Debuté a los 17 años, mi primera presentación fue un 22 de diciembre en la Arena Naucalpan, y mi estreno ya como Galeno del Mal fue el 25 de diciembre en la Arena Azteca Budokan”, recuerda el joven encapuchado, y de paso desmenuza sobre su personalidad arriba del cuadrilátero, y lo que le aprendió a dos figurones de este deporte.

“Galeno del Mal es un sobrenombre que le decían a mi padre, pero también a mi abuelito, siempre me gustó ese nombre y me visualizaba en él, me veía en él, se escucha rudo, se escucha fuerte, se escucha una persona grade, imponente. Me defino como luchador rudo, fuerte, nato.

“De mi madre tomé su rudeza, es una de las luchadoras rudas número uno, me encanta su rudeza, como se expresa con la gente; de mi padre, su calma, porque para mí, ese caminadito que ustedes ven, esa tranquilidad con la que sube a luchar, él me la pasa, porque yo siempre subo bien nervioso”.

 

UN SOÑADOR

Estoico, como responde al momento de asegurar que nació para ser esteta, en el cierre de la charla comenta sobre sus metas, objetivos, sueños, pero además le pide a la exigente afición, ese beneficio de la duda para conocerlo arriba de un cuadrilátero, en acción.

“La clave de todo esto es amarlo, ser apasionado, quererlo, es algo fundamental, tengo una frase de mi tío Silver (King) que dice: ‘Has lo que te gusta y amas, y jamás trabajarás’. Es hacer lo que más te gusta.

“Tiempo al tiempo, solamente le pido a la gente una oportunidad, mi mayor sueño y anhelo es llegar a WWE, ir a Japón, conquistar aquel país y estar en una empresa en México”.

 

FRASES

“Es una gran responsabilidad y un orgullo portar estos legados”

“Hay gente que piensa que por venir de una familia importante ya uno la tiene papita, pero no, porque ellos no van a subir por mí, ni van a recibir los golpes por mí”

“La gente muchas veces es dura, porque aún no te ve, y ya te está criticando, no te da una oportunidad, es complicado, pero muy orgulloso de este legado”

Galeno del Mal

 

Luchador profesional

 MÁSCARA

Acerca del diseño y la confección de su máscara, Galeno del Mal lanza que regresó a los orígenes wagnermaniacos, pero con su toque personal, para darle identidad al personaje.

“Es el primer diseño del Dr. Wagner, los antifaces, es de mi abuelo, él lo hizo, es la original, sólo le aumente la ‘G’ y la ‘M’, que es algo como más juvenil, es una combinación clásica con un toque fresco”.

Te puede interesar

Advertisement