Síguenos

¿Qué estás buscando?

Su primera misa como sacerdote, teniendo a su lado al obispo Florencio Olvera.

Uncategorized

Su bondad y humildad le abrió caminos

Proveniente de una familia de escasos recursos económicos, estudió 13 años antes de ser ordenado sacerdote.

ROMAN HERNÁNDEZ ROMÁN

GRUPO CANTÓN

EJIDO IQUINUAPA, JALPA DE MÉNDEZ.– Al llegar a Iquinuapa, a 7 kilómetros de Jalpa de Méndez, todos daban razón del domicilio del padre Roberto Madrigal Gallegos, recién nombrado por el Papa Francisco como obispo de la Diócesis de Tuxpan, Veracruz.

La familia Madrigal Gallegos es muy conocida; al llegar al domicilio, doña Lourdes Gallegos, madre del padre Roberto, nos invitó a pasar y ponernos cómodos para platicar de lo orgullosa que se siente de que su hijo sea el primer sacerdote tabasqueño nombrado como obispo.

LOS RECUERDOS

Doña Lourdes destacó que desde niño era muy calmado y obediente, gustaba de ir siempre a la iglesia y se integraba al catecismo.

Además, afirma que ya de joven se convirtió en un ser humano muy bondadoso.

Cuando era adolescente era un antorchista guadalupano, siempre marchaba adelante, y pertenecía al grupo juvenil y al coro de la iglesia.

La primaria la estudió en la escuela ‘Juan Ramos Taracena’ y la secundaria en la federal de Comalcalco.

Saliendo de la secundaria se integró al Seminario Menor, y luego a reuniones mensuales en la parroquia San Francisco de Asís de Jalpa de Méndez.

Momento en que el obispo Florencio Olvera lo ordena como diácono.

De sus primeras misas.

LOGRA SU META

“Siempre lo apoyamos en lo que él deseaba ser, somos una familia de escasos recursos económicos. Luego de trece años de estudios fue ordenado sacerdote por el entonces obispo Florencio Olvera Ochoa; su primera parroquia fue la Sagrada Familia en la colonia Indeco”, relata.

“Ahí solo tardó un año, ya que fue enviado a Roma a estudiar; a su regreso lo colocaron en la parroquia San Martín Caballero”, afirma su madre, con alegría.

Doña Lourdes señala que el padre Roberto es el quinto de entre siete hermanos: Carmen, Beatriz, David, Fredy, Ernesto y María del Rosario.

“Cuando su parroquia está cerca cada fin de semana viene y le preparo su comida favorita, que es la pulpa picada”, señala.

Antonio Magaña López, cuñado del Obispo, señaló que es una persona muy entregada a la espiritualidad.

“Cuando era seminarista siempre hacía tiempo para apoyar a los jóvenes de la comunidad, es muy bondadoso, y su deporte favorito es el basquetbol”, refiere.

Su madre doña Lourdes y una hermana.

Con toda la familia reunida.

MUY OBEDIENTE

María del Rosario, hermana del obispo, muy amable buscó entre los recuerdos fotográficos de su hermano, donde encontró una imagen donde fue chambelán de una quinceañera.

“Esa vez él estuvo muy en contra de su voluntad y sólo aceptó porque su madre le pidió que fuera chambelán”, afirma.

Su familia vive modestamente en una casona de campo; la noticia de su ordenación como Obispo fue una  agradable sorpresa, que aun tiene a la familia muy emocionada.

Con sus compañeros sacerdotes en el Seminario Mayor.

‘Mi nombramiento es un gran regalo  de Dios’: Obispo

LEOBARDO PÉREZ MARÍN

GRUPO CANTÓN

Me siento orgulloso de ser tabasqueño y los llevaré en el corazón, afirmó monseñor Roberto Madrigal Gallegos, recien designado obispo de Tuxpan, Veracruz.

_¿Cómo te sientes? _“Me siento bendecido por Dios, me siento agradecido por Dios porque me sigue llamando como un día me llamo a la vida por el bautismo, a ser sacerdote con la ordenación sacerdotal y ahora con este nuevo llamado que me hace con el Papa Francisco, es para seguir sirviendo desde esta Diócesis que se me confía, la de Tuxpan, Veracruz. Me siento agradecido con Dios”.

Un pastelito después de su designación como Obispo.

_¿Cuál es el plan de trabajo? _“Primero ofrecer lo que yo soy, lo que yo tengo, todo lo que he aprendido gracias a la Diócesis de Tabasco, quiero formular pastoralmente el proyecto de Jesús”.

_¿Que siente ser el primer sacerdote tabasqueño ser nombrado obispo? _“Pues el fruto de lo que ya el padre Denis decía, el fruto de la grey católica de muchos obispos, de sacerdotes, de los movimientos. Tabasco ora, reza y adora a Jesús sacramentado. El pantano sigue floreciendo en Tabasco y yo soy parte de ese pantano, gracias a la grey católica y gracias al cristianismo que hay Tabasco.

¿Qué le dirías a los sacerdotes con quienes compartiste? _“Que el sacerdote no se hace en el Seminario sino en la familia, los comportamientos morales y actitudes, después el Seminario da la formación. A los jóvenes les digo que Dios va haciendo de aquellas cosas sencillas y ordinarias, lo que Él mismo nos va pidiendo, para hacer cosas extraordinarias”.

 

Te puede interesar

Advertisement