Síguenos

¿Qué estás buscando?

septiembre 24, 2021

Las maledicencias

Desapareció el Covid a 1,750 restaurantes

El alto número de contagios afectó en Centro, Nacajuca, Cárdenas, Macuspana y Jalpa.

POR VÍCTOR ESQUIVEL

GRUPO CANTÓN

 

Más de mil 750 unidades de ne­gocio dedicadas al giro restau­rantero han cerrado desde mar­zo de 2020, cuando empezó la pandemia, a lo que luego se su­maron las inundaciones y se han perdido poco más de siete mil empleos directos, reveló la pre­sidenta de la Canirac, Violeta Isidro Pérez.

La representante del sector restaurantero en Tabasco, seña­ló que el mayor número de cie­rres por motivo de la pandemia se registraron en los municipios que tuvieron más alto índice de contagios como Centro, Nacaju­ca, Cárdenas, Macuspana y Jal­pa de Méndez.

Mientras que, en municipios como Tacotalpa, Centla, Balan­cán, Jalapa, además de la pande­mia resintieron fuertemente las inundaciones, que fueron otra de las causas que llevaron al cie­rre de las unidades de negocios.

“En Tabasco ahí al menos 7 mil negocios dedicados al sec­tor restaurantero y a raíz de la pandemia el 20% de estos ce­rró definitivamente y con las inundaciones otro 5% de estos restaurantes también cerraron definitivamente estamos ha­blando de un 25% del total de negocios que son poco más de 1,750 establecimientos”, afirmó.

Asimismo, refirió que por ca­da restaurante que se cierra, se pierden un mínimo de cuatro empleos directos, por lo que en conjunto la pandemia y las inun­daciones han dejado sin empleos apoco más de 7 mil personas, que en muchas ocasiones buscan ga­narse la vida en la informalidad.

Isidro Pérez llamó a los res­tauranteros y empresarios a ex­plorar los créditos que ofertan las instituciones públicas con la intención de evitar el cierre de evitar el cierre de negocios, mo­tivar la recuperación económica y la recuperación de empleos.

“Tenemos que seguir traba­jando, tenemos que seguir capa­citándonos, aprender a usar las tecnologías para vender y con ayuda del gobierno confiamos en que podemos salir adelante, es­peremos que se analice la posibi­lidad de algún esquema de apoyo como el anunciado con las tarifas eléctricas, por lo menos algún des­cuento, incentivo o la condona­ción también para los comercios que se vieron afectados durante las inundaciones”, refirió.

 TESTIMONIO: ‘AHOGÓ’ LA PANDEMIA 5 AÑOS DE TRABAJO

Tras cinco años de luchas para mantenerse abierto y con una plantilla de 10 trabajadores di­rectos, la sucursal de la fran­quicia Leo, de la calle Campo Sitio Grande del Fracciona­miento Carrizal, tuvo que ce­rrar sus puertas obligado por la pandemia y las inundaciones.

A decir de don Lorenzo León Vidal, tomó cinco años lograr que la gente ubicara el lugar y ganar muchos clientes, pero en sólo unos meses el Co­vid-19 no sólo ahuyentó a los comensales, ocasionando un desplome en las ventas de has­ta un 80%, sino que finalmente los obligó a bajar sus cortinas de manera definitiva.

“El 2020 fue un año muy crítico para el restaurante, la pandemia nos obligó a cerrar, porque la gente ya no venía, las ventas cayeron un 80%, con la pandemia y luego las inun­daciones nos dieron el tiro de gracias, por eso ya lo cerramos definitivamente, ahí se perdie­ron 8 empleos directos, ya no salía para el pago de rentas, luz y salarios”, refirió con tristeza.

Don Lorenzo, asegura que, en esta misma calle, en el últi­mo mes han cerrado al menos 10 negocios, tanto de comida, como de abarrotes y distintos giros, ahogados por el pago de rentas.

Te puede interesar

Advertisement