Un regalo para AMLO

Un regalo para AMLO

1585
0
Compartir
Archivo / agencias

Alejandro Lelo de Larrea/Grupo Cantón

QUERÉTARO, QUERÉTA­RO.– Y no fue recibido con las manos vacías.

El gobernador panista de Querétaro Francisco Domín­guez le tuvo un obsequió al presidente electo Andrés Ma­nuel López Obrador.

Sí, en el día previo de la vi­sita a esta entidad se anuló la elección para alcalde de la ca­pital. Desde el 2 de julio, esa era la lucha de Morena y el ex portero de la selección mexi­cana de fútbol, Adolfo Ríos, su candidato.

Y cómo no, si además de los cúmulos de irregularidades el día de la contienda, el resulta­do fue de apenas mil 500 vo­tos de diferencia, equivalentes al 0.3%. La elección se repetirá, y se prevé que Ríos gane. Una más para Morena.

Por la mañana, un encuen­tro entre el mandatario electo y el gobernador, en Palacio de Gobierno. Por la tarde, un mi­tin en la Plaza de Armas, en el centro de esta capital. Y López Obrador habría de correspon­derle a Domínguez. Dos veces lo defendió, y reconoció su au­toridad.

La primera: cuando men­cionó que se había reunido con él en Palacio de Gobierno, la gente comenzó a abuchear y a gritar: “¡Fuera el PAN, fuera el PAN!”

Les explicó que ya como pre­sidente electo, tenía que com­portarse de otra forma, y por eso hizo a un lado como la mi­tad de su vocabulario. “Me ten­go que volver fresa, hasta fifí. Lo cortés no quita lo valiente”.

Les adelantó que ya cuando sea presidente electo, va a in­vitar al gobernador a todos sus actos, cuando venga a Queréta­ro. “Y como sé que me quieren mucho y yo también, van a res­petar a mis invitados”, les dijo. Y la gente asintió: “Síiii”.

Después presentó a quien será el delegado del gobierno federal en Querétaro, Gilberto Herrera. Y de nuevo su respal­do a Francisco Domínguez.

“No se trata de un poder al­terno. El gobernador es la auto­ridad legítimamente electa, la autoridad máxima en el Esta­do. Gilberto va a actuar sin pro­tagonismos, con humildad”, le leyó la cartilla.

Para López Obrador visi­tar Querétaro fue demasiado simbólico, por la historia que representa en las tres trans­formaciones del país, ahora que él busca la cuarta.

Y lo recordó ante el gober­nador y ante la gente, en el mi­tin. Que aquí es la cuna de la Independencia: en ese inmue­ble que hoy es el Palacio de Gobierno, Josefa Ortiz de Do­mínguez, organizó los encuen­tros para planear la rebelión.

También aquí se consumó la restauración de la Repúbli­ca, en la Guerra de Reforma: en el Cerro de las Campanas fusilaron al líder de los con­servadores, Maximiliano de Habsburgo.

Aquí se redactó y promul­gó la Constitución de 1917, que marcó el fin de la Revolución Mexicana.

“Y Querétaro también va a ser muy importante en la cuar­ta transformación de la vida pública de México”, remató López Obrador.

Así, el noveno estado que vi­sita el presidente electo en es­tos primeros 12 días de la Gira del Agradecimiento.