Canelo vs GGG, subiran muy calientitos

Canelo vs GGG, subiran muy calientitos

1567
0
Compartir

Saúl Álvarez casi se le va a los golpes a Gennady Golovkin durante la ceremonia de pesaje en la T-Mobile arena

Rodrigo Mojica/Grupo Cantón

Las Vegas, Nevada.– Otra vez, esta­ban ahí, frente a frente. Después de un capítulo de doping del mexicano, que aprovechó el kazajo para lan­zar ataques, Saúl Álvarez y Gen­nady Golovkin se dispusieron a cumplir con el trámite más en­gorroso antes de una pelea.

Canelo y GGG, quienes después de una verda­dera guerra de insultos y descalificaciones, habían decidido guar­darse, volvieron a ser parte del tradicional face to face (cara a cara), como dictan los cánones del deporte de los puños, pero éste ahora sí tuvo su instante acalorado, agresivo.

Y la parcialidad, inclinada para el lado del de Guadalajara, Jalisco, fue una especie de presagio de lo que se vivirá la noche del sábado 15 de septiembre, en esta misma T-Mobi­le Arena, que pretende ser la nueva casa del púgil pelirrojo que ondea la bandera tricolor.

Y como se estiló desde el capítu­lo uno, porque antes este par ya se había liado arriba de un ensogado, con desenlace que terminó en pa­ridad, fue el euroasiático el primero en validar el desafío inicial.

La Romana, imponente, peligro­sa, retadora, ya estaba en su tem­peratura máxima, pues antes habían desfilado por ella los Moi Fuentes, Román Chocolatito González, Jaime Munguía, Brandon Cook, sólo por mencionar a parte de los protago­nistas de las reyertas de respaldo del platillo boxístico en la Ciudad del Juego.

Pero Golovkin, disciplinado por naturaleza, de los pies a la cabeza, ni siquiera titubeó, pues presentó 159.6 libras, una cifra por debajo de las 160 pactadas.

El Multicampeón de Peso Medio versión CMB, AMB e IBO, completó la etiqueta que presume desde hace algunos años, y que cuantifican ade­más 20 defensas exitosas, todo un récord del tipo, y que buscará me­jorar y aumentar en la llamada Pelea del Año.

Enseguida, en su papel protagó­nico, y con aquella pinta que bien lo definió el video de presentación, mismo en el que aseguró que desde los cinco años fue peleonero, pues su aspecto le acarreó burlas, apareció el tapatío.

Ataviado entre el verde, blanco y rojo, a partir de sus ya característicos pants, Saúl fue arengado igual con la canción de siempre, el México, Lindo y Querido.

Aunque se rumoró que estaba arriba de kilos, Saúl detuvo la bás­cula en 159.4 libras, no tuvo mayores problemas, el primer golpe estaba asestado.

Ya inmersos en la imagen clásica del boxeo, el azteca estuvo a punto de irse a los golpes en contra del ka­zajo y, aunque ambas esquinas tam­bién se calentaron, todo quedó en un simple amague.

“Estoy muy agradecido por el apoyo de todos ustedes. Estoy muy emocionado, el ver tanta gente, aho­ra quiero mostrarles todo el trabajo que he hecho durante todo el entre­namiento previo.

“Hoy (ayer) fue lo más difícil, mañana será lo más fácil (ganarle a Gennady Golovkin). Realmente no me gusta hablar, mañana (hoy) lo voy a demostrar, gracias a todos por estar aquí, mañana (hoy) tendremos una victoria”.

Después de meses de espera, se agotó el tiempo, llegó el día cero. Para Canelo y Golovkin, lo que sigue será cuestión de puños.