¡Identidad!

¡Identidad!

750
0
Compartir
Hugo Hernandez

En la Ciudad de México, el tema de la identidad de género es algo en lo que las personas normalmente no se detienen a pensar, porque hasta hace unos años, parecía que no tenían alternativa. Parece que la sociedad y la misma familia determinan esa identidad, muy frecuentemente a partir del sexo con el que nacen.

Pero las cosas han cambiado para muchos que buscan una identidad a partir de sus vivencias y desenvolvimiento social. Según expertos, la identidad de género se reconoce legalmente como lo que verdaderamente significa; como la vivencia que cada quién tiene y siente, sin que ésta tenga que corresponder necesariamente con el sexo asignado al momento del nacimiento.

Por eso, desde el Congreso de la capital ya se trabaja en impulsar también el marco jurídico para que un menor pueda cambiar su identidad de género si así lo determina por sus vivencias cotidianas. Coyuntura que, por cierto, desde hace muchos años es visible y cada vez es más, como lo dice el diputado de Morena Temístocles Villanueva.

Los días 15 y 16 de agosto, se llevará a cabo un taller Subregional entre México y Centroamérica, que abordará el diálogo sobre el derecho a la identidad y el reconocimiento de género en el registro civil y documentos de identidad, que contará con la participación de representantes de la sociedad civil tttrans latinoamericana, como Diana Sánchez Barrios, y los registros civiles de México y Centroamérica. Se espera también la presencia de representantes del Congreso.

A pesar de las batallas ganadas, aún falta que este reconocimiento se dé en todo el país; es necesario que las instituciones a nivel local y nacional se apeguen a los estándares internacionales sobre igualdad y respeto a la diversidad sexual e identidad de género, y que implementen y respeten los protocolos de actuación, para lo cual, la Ciudad de México puede apoyarse en programas como el de Universalización de la Identidad Civil en las Américas (PUICA), de la Organización de los Estados Americanos, entre otros.

Compartir
Artículo anterior¿El año de Campos?
Artículo siguienteOtra vez fuera