Buscan saltar los estatutos

Buscan saltar los estatutos

623
0
Compartir
Galileo Galilei

REZA EL DICHO QUE EL QUE MADRUGA, DIOS LO AYUDA…

Sin embargo, esto no aplica en el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), pues varios dirigentes seccionales “madrugadores” quieren adelantar los tiempos de sucesión, sin reparar en los daños colaterales que ocasionarán a la gestión de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum Pardo, y más de nueve millones de habitantes.

Los reglamentos internos del SUTGCDMX son bien claros y eso lo entiende toda la base trabajadora, quienes buscarán procurar que no exista inestabilidad al interior del sindicato más grande de la capital.

Una sucesión temprana violentando los estatutos, obligadamente provocará turbulencias al interior y exterior del Único que a nadie conviene, pues los perdedores serán los trabajadores, nueve millones de habitantes, más cinco que diariamente trabajan, vienen a realizar sus compras o nos visitan.

Aquí, los únicos que no han entendido los tiempos de sucesión, son los dirigentes seccionales “acelerados” que buscan madrugar sin respetar tiempos, fechas y estatutos internos del SUTGCDMX.

Los trabajadores en diferentes foros han rechazado que sean utilizados, acarreados para satisfacer ambiciones personales. Ellos lo único que quieren es trabajar, ofrecer los servicios a los millones de capitalinos y llevar recursos económicos a sus hogares.

Por esa situación, su apuesta es la estabilidad laboral, es decir, que los “acelerados” respeten los tiempos de sucesión, se inscriban y abiertamente compitan por la dirigencia de la organización sindical.

Los trabajadores al servicio de la Ciudad de México, ya dieron muestras de civilidad, respeto a los estatutos internos del SUTGCDMX, y votarán por quien garantice la permanencia de las condiciones generales de trabajo, prestaciones sociales y la obtención de bases.

Ahora corresponderá a los dirigentes seccionales sumarse a la base, respetando los tiempos de sucesión para bien de autoridades gubernamentales, fuerza laboral y de los habitantes.

Compartir
Artículo anterior¡Una banda de cuidado!
Artículo siguiente¡El sol!