Trifulca entre organizaciones de taxistas y comerciantes con personal del Congreso

Trifulca entre organizaciones de taxistas y comerciantes con personal del Congreso

1017
0
Compartir

Ciudad de México. Organizaciones de taxistas que reclaman la regularización de las aplicaciones de transporte privado y supuestos comerciantes de la alcaldía de Iztapalapa se enfrentaron a golpes con personal de seguridad del Congreso luego de que los manifestantes pretendían entrar al recinto de Donceles y Allende.

Cerca de las 9:30 de la mañana, los Taxistas Organizados de la Ciudad de México tomaron la calle de Donceles, esquina con Allende, donde estacionaron unas 10 unidades para bloquear la circulación e instalarse en las escalinatas del Congreso.

Al mismo tiempo, otro grupo de comerciantes que decían ser de la alcaldía de Iztapalapa, se unieron a la manifestación de los taxistas y decidieron cerrar el acceso principal al recinto. Los inconformes cerraron todos los accesos al recinto, y desde las escalinatas exigían la presencia de una comisión de diputados.

Por espacio de dos horas, los quejosos impidieron el acceso a diputados, a personal del Congreso y a medios de comunicación, pero ante la desesperación personal de seguridad intentó disolver la valla humana que habían colocado los manifestantes frente a la puerta principal, pero los de seguridad soltaron los primeros golpes y los quejosos respondieron la agresión.

Con palos y botellas, taxistas y comerciantes agredieron a dos elementos de seguridad en las escalinatas y un tercero tuvo que correr sobre la calle de Allende donde un grupo de supuestos manifestantes lo alcanzaron y en el suelo lo patearon, pero algunas mujeres de los propios golpeadores lo rescataron.

Minutos después, del acceso que hay en la calle de Allende salió un grupo de elementos de seguridad para intentar repeler a los manifestantes, pero sólo sirvió para encender de nuevo los ánimos al grado que los de resguardo lanzaron gases para aplacar a quienes lanzaban piedras y botellas.

Después de la trifulca, los taxistas determinaron abandonar el lugar y quitaron sus unidades que cerraban la calle de Donceles, ‘vámonos, esto ya valió madre’. Pero los comerciantes decidieron quedarse, no sin antes responsabilizar de los hechos a los taxistas a quienes golpearon sus carros antes de irse.