Síguenos

¿Qué estás buscando?

Like

Hasta siempre Mario, Ángeles Negros

Que triste me puso la partida de Mario Gutiérrez , fundador de Los Ángeles Negros. A toda la agrupación le tengo un cariño muy especial, desde que los conocí en TV de Noche. Pero con Mario mi relación fue más estrecha, pues cuando me invitó a cantar con ellos al Teatro Metropolitan, fue quien más me apoyó para coordinar nuestros ensayos, y en el escenario no me quitaba el ojo, no más para darme la confianza.

Nos vimos en su lugar en la Colonia Cuauhtémoc y Terminando de ensayar nos quedamos mi marido y yo a compartir un ratito con ellos.

La agrupación se estableció en Mexico, en los 80’ s, pero como buenos chilenos, les gusta el convivio y junto a sus parejas, compartían muy sabroso. Ambiente familiar al 100. Hasta recuerdo que estaban sus hijos.

Llegando al Metropolitan, Yo moría de nervios y el me tranquilizaba. “ No te preocupes por la letra, saca tu acordeón “ , me dijo. “ El chiste es que lo disfrutes y así el público también “ , me dijo muy tranquilo, cuando nos vimos en el Camerino del teatro.

Ellos eran todos muy unidos. Es una verdadera tristeza lo que ha hecho el covid con esta exitosa agrupación. Primero se llevó a Luchito, el baterista. Y ahora a Mario y su esposa. Gente buena, talentosa, trabajadora y agradecida. De veras, gente linda como la que ya quedan pocos.

Compartimos en el Metropolitan, en mi casa, en nuestro programa por redes. Allá fueron en vivo y cantaron todas las canciones que les pidió el público. Yo quería hacer como cuando ellos iban a Tv de noche. Y es que Tengo que mencionar que con sus “ complacencias “ , siempre marcaron los niveles más altos de audiencia en el programa. Siempre que compartí con ellos fue un regalo. Imagínense escuchar : Murió la flor, Debut y despedida, Déjenme si estoy llorando, Y volveré, Como quisiera decirte, A la mujer que tanto amé. Tantos y tantos éxitos.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Vaya desde aquí un aplauso hasta el cielo por nuestro querido Mario. Abrazo apretado a sus hijos y compañeros hermanos de Los Ángeles Negros. Es una pérdida irreparable.

Tuve la dicha de compartir con un hombre talentoso que se entregó a su familia y al público al 100. Se fue antes de tiempo, pero estoy segura que no se quedó con nada por vivir. Porque en vida, siempre se entregó al 100.

¡A gozar que el mundo se va a acabar ! Que no se nos olvide que estamos prestados, y no es miedo colectivo. Son tiempos distintos, vivamos el hoy.

Te puede interesar