Síguenos

¿Qué estás buscando?

100% Deportes

Romántico del cuadrilátero

Luchas aguerridas, recias, con una gran dosis de llaves, y su estilo clásico, es lo que distingue a Guerrero Maya Jr., quien gracias a sus maestros, logró aprender al máximo y, desde entonces, nunca ha dejado el gimnasio, pues es ahí donde el luchador se hace.

Con 16 años de experiencia, el orgullo de Atlixco, Puebla, es en la actualidad un gladiador al que le gusta portar bata, botas, máscara y todo lo que conlleva un equipo como los tradicionales luchadores de la época de los años 60.

“Tengo 16 años como luchador y 35 años de edad, pero soy de los que puede darle al público buena lucha libre, y no lucha aérea como todos quieren hacer en la actualidad. La lucha es un combate donde debes dominar al contrario y derribarlo, eso me lo enseñaron mis maestros, pero muchos aficionados nuevos creen que la lucha es de otro estilo, que es totalmente aérea y no es así, la lucha es recia, tú te vas satisfecho si vez el estilo clásico, ese que yo realizo”, explica.

Agrega que en la actualidad muchos luchadores jóvenes que gustan de la modalidad aérea tienen bastante competencia entre sí, al tener el mismo estilo; a ello se le suman las modas que le funcionaron a algún personaje, pero no a todos les va bien, por lo que arenga a ser original.

Y es que lanza que, a él, mantener esa faceta romántica lo ha llevado a ganarse la admiración de los aficionados en Estados Unidos, Japón y otros países; además subraya que muchos gladiadores no se han dado cuenta que los extranjeros buscan los diseños en los equipos que distinguen a México con motivos prehispánicos, por eso el suyo tiene uno basado en Los Mayas, muy apegado a su nombre de batalla.

CUIDA SU IMAGEN

Advertisement. Scroll to continue reading.

El esteta técnico asegura que un buen representante del pancracio se distingue por cuidar su imagen, traer un equipo limpio y completo, de lo contrario se le falta al respeto al público y al personaje mismo.

“La lucha libre es como la educación que recibes en tu casa, el respeto se lo tienes que dar a este deporte, a tu trabajo y a tu personaje; yo procuro tener limpio mi equipo y oler bien, porque cuando el público se te acerca debes ser agradable.

“Tienes que tener presente siempre cómo le das valor a tu personaje. Debes reflejar bien tu imagen, casi nadie maneja el estilo que manejo, a los jóvenes actuales les gusta solo la lucha aérea y descuidan mucho otros aspectos”, enfatiza.

GRANDES RECUERDOS

En su trajinar por los encordados recuerda que le tocó medirse con grandes luchadores como Emilio Charles, Silver King, por mencionar a algunos, y gracias a esos encuentros, pudo ganarse la oportunidad de llegar a las filas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL).

Menciona que es admirador de Pierroth Jr., y que estuvo a punto de enfrentarlo, aunque desafortunadamente no pudo tenerlo de rival, ya que la salud de El Bocazas se fue mermando. Su devoción por Pierroth nació porque en sus inicios él quería ser rudo, pues su temperamento es fuerte, y tal vez esa es la clave para ir por su segundo aire, por lo que no le desagradaría en un futuro cambiar de bando.

Advertisement. Scroll to continue reading.

“La mayoría de mis maestros fueron rudos: Aquiles, El Dandy, El Reo, Satánico, pero por el momento estoy satisfecho en el bando técnico; lo que sí, es que me gustaría cambiar de aires y por mi estilo creo que me caería muy bien”.

SU CASTIGO LETAL

Poseedor de un estilo único, el poblano no sólo es reconocido por sus maravillosos equipos que porta y rescatan la esencia de la época precolombina, sino por su castigo letal que llama El Sacrificio Maya. Y, el enmascarado revela que el origen de este movimiento está inspirado en una llave que aplicada el inolvidable Murciélago Velázquez, y que vio en una fotografía antigua.

“Ese movimiento es una llave que vi en una foto en blanco y negro en la que aparece El Murciélago Velázquez, también llegué a ver que la aplicaban Fuerza Guerrera, Ciclón Ramírez y Águila Solitaria, pero de diferente manera. Cuando yo estaba en la Arena Naucalpan veía que el Doctor Cerebro la aplicaba, era una llave muy bonita, pero le faltaba algo.

“En aquel momento entrenaba con Delta, practicando con él se me ocurrió levantar la rodilla y hacer el castigo. Esto fue porque en alguna ocasión al que se la estaba haciendo se me estaba saliendo de las manos, y para poderlo regresar, para poderlo amacizar nuevamente levanté la pierna como apoyo, y simplemente le hice el castigo, así nació El Sacrificio Maya”.

Con información de Rodrigo Mojica

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar