Síguenos

¿Qué estás buscando?

México

El nepotismo

No es fácil para el jefe del Ejecutivo acabar con uno de los perversos vicios que tanto mal le han hecho a México.

Inminentemente quien llega al poder, busca beneficiar a su gente, concederles canonjías y favorecerlos con negocios que incitan a la corrupción más espantosa. El tema es concreto, a un amigo sencillamente se le puede desprender, pero al hermano, al hijo o al esposo, es difícil; el nepotismo provoca que la mayoría de funcionarios en el país tengan a sus allegados en diversos cargos. Con la misma autoridad y latrocinio lo hace el titular que toda su parentela.

Hay casos sínicos y desvergonzados, por ejemplo de quien ocupa una Secretaria de Estado, el marido siendo extranjero se volvió cosecretario, hace otorgamientos y dádivas sin prudencia alguna y ágilmente le consigue trabajo a los suyos. Es clásico que un Servidor Público haga de su familiar un importante comisionado, aunque carezca de la mínima experiencia, pero eso sí, poseedor de una voracidad inaudita.

Para el nepotismo sólo existe una solución radical y es el de que la ley prohíba obligadamente y sin distinción, a quien ocupe un puesto gubernamental, que intervengan en actividades de la misma naturaleza los consanguíneos; tal medida se considerará ilegal y atentatoria del derecho que le asiste a cada ciudadano a dedicarse a las funciones que mejor le plazcan, pero debemos entender un principio absoluto y digno de aplicarse: “para los grandes males, grandes remedios”; así, sin contemplaciones, en cuanto un hombre del poder empiece a ayudar a sus parientes, o a permitir que se entrometan en asuntos de la administración pública o política, será causa suficiente para exigir su renuncia.

 

Valor Civil | Eduardo López Betancourt | elb@unam.mx

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar