Síguenos

¿Qué estás buscando?

México

Trump pobre diablo

Hasta el último momento Donald Trump ha mostrado lo que es, un enano macaco; se niega a abandonar La Casa Blanca con su “cantaleta”: “yo gané, yo gané, yo gané”.

El impresentable tiene seguidores, todos, como ellos mismos lo llaman, amantes del “rifle”, los Ku Klux Klan y los reaccionarios en general; la realidad es que Trump perdió ante Joe Biden, para bien de la humanidad y con esa conducta cobarde continúa contradiciendo los resultados y ha increpado a Biden y a los que consideran correcto el proceso electoral.

Perversa e irresponsablemente, dado el drama que vivimos por el mortal virus, ha pedido a sus partidarios salgan a las calles para impugnar las votaciones y se han incrustado cual criminales en el Capitolio para gritonear a favor de su repudiado candidato; se ha llegado al grado de que la alcaldesa Muriel Bowser declare toque de queda en el condado de Columbia.

Trump rabia contra el vicepresidente Mike Pence, por negarse a objetar la certificación del Congreso que daba la victoria a Biden. Es indispensable y deseamos fervientemente que Trump sea juzgado por incitar a la violencia y desequilibrar al gobierno; sus hechos no pueden quedar en la impunidad. Estados Unidos ha dado muestras que en materia de justicia no existen distinciones, más aun tratándose de gobernantes arbitrarios y abusivos. Recordemos el caso del expresidente Richard Nixon, quien fue reelecto y a pesar de ello, cuando cometió perjurio lo destituyeron vergonzosamente.

En Trump se tiene la oportunidad de nuevamente dejar como antecedente que la ley es y debe ser igual para todos y castigarlo con cárcel por actos delictivos en perjuicio, insistimos, de la estabilidad política del país más poderoso.

Valor Civil | Eduardo López Betancourt | elb@unam.mx

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar