Síguenos

¿Qué estás buscando?

Valor Civíl

Derecho penal del enemigo

El destacado penalista alemán, Günther Jakobs, planteó con claridad una importante teoría para terminar con los grandes delincuentes y los llamados cárteles, conformados por sujetos infernales que siembran terror y dominan de manera maligna en el país. Günther Jakobs es preciso, tenemos que aceptar que hay un grupo de desalmados que tienen que ser tratados de manera distinta; no es igual quien mata en forma dolosa, de manera esporádica, a quien hace del homicidio su modus vivendi; en este ámbito se encuentran los relacionados en el tema de los enervantes; las ganancias que dejan las drogas no tienen paralelo, se señala que éstas superan los quinientos mil millones de dólares al año; en esa danza de dinero negro se hallan gobernantes que son los que más se benefician y por supuesto, terribles y lambrucéanos criminales.

Crear un derecho penal sumamente estricto, como lo recomienda Günther Jakobs, es lo más indicado y considerar factible la denostada pena de muerte, la cual, si bien es cierto mantiene en el mundo occidental un inexplicable repudio, deberá de ser motivo de consulta popular; solo el pueblo y nadie más deberá decidir si es factible aplicarla contra quien le ha causado un daño irreparable a la sociedad; en ese renglón, opiniones tan autorizadas como las de San Agustín y Juan Pablo II, han sido más que claras: “acabar con la vida del torvo e incorregible criminal, deberá hacerse cuando no exista otro medio para proteger la seguridad de la colectividad”.

Es evidente que ante el incremento de la incertidumbre, aceptemos que los grandes males, reclaman remedios en la misma dimensión. Cuando el malhechor sabe que su existencia no corre peligro, su comportamiento no solo será violento, sino descarado e irresponsable, para refugiarse en la más absoluta impunidad.

Valor Civil | Eduardo López Betancourt | elb@unam.mx

Te puede interesar

El Gurú de la Barranca