Síguenos

¿Qué estás buscando?

Diego Elías Cedillo.

México

Si despiden al Piojo del América, ¿quién de la 4T tendrá que mirarse al espejo?

¡México no tiene margen de maniobra para fallar en la recepción de la vacuna!, todos los mexicanos ya pagamos millones de pesos para su llegada y poder empezar la estoica lucha contra el Covid-19. El presidente López Obrador lidera este épico combate de la mano de un equipo de trabajo compuesto por el doctor Jorge Alcocer, secretario de Salud; el canciller Ebrard y de la Cofepris, el doctor Alonso Novelo, mismos que ya hicieron su trabajo y cumplieron su responsabilidad. Sin embargo, Pfizer quedó mal en la llegada de los medicamentos, un día es vital para miles de personas.

Y abordando los temas de interés mundial, los que andan muy calladitos son los críticos referentes a que Andrés Manuel se había tardado en felicitar a John Biden. Qué dirá ahorita el paupérrimo Chucho Zambrano, cuando antes alardeaba: “¡los populismos son derrotables! En el 2021 le ganaremos”, o Marko Cortés quien tachó al Presidente de nula visión. Hoy se quedaron como suricatas ocultos metidos entre los túneles de la tierra.

Se prevén vientos favorables para navegar el Río Bravo, ya que a pesar de la buena relación que mantiene México con Estados Unidos y de la buena nueva que significa que Kamala Harris será la primera mujer vicepresidenta, hoy su escaño en el Senado será ocupado por un demócrata de Los Ángeles, quien es hijo de inmigrantes mexicanos, Alex Padilla. ¡Enhorabuena!

POST-IT. Quizá más de uno de recuerde a don Carlos Salinas de Gortari y a quien fuese su secretario de Gobernación, el temido Fernando Gutiérrez Barrios. Cuenta el mito que al ser despedido, se encerraba en su despacho a contestar un descompuesto teléfono rojo. Con base en lo anterior, y a raíz que Azcárraga tuvo a bien despedir al “Piojo” Herrera del América, quizá más de un funcionario deberá poner sus barbas a remojar (ahí le hablan a la residente del palacio de Cobian); habrá que recordarle a doña Olguita Sánchez Cordero que nadie es indispensable y que el Presidente, en más de una ocasión, tiene que insistir en que se ponga a trabajar desde las “mañaneras”.

Arreando al elefante | Diego Elías Cedillo | @diegoecedillo

Te puede interesar