Síguenos

¿Qué estás buscando?

Valor Civíl

Coaliciones de partido

Históricamente nos hemos manejado con uno solo. Hace aproximadamente treinta años, inició un movimiento democrático en el país, por el cual se incrementó la participación ciudadana en los procesos electorales; la situación se volvió incontrolable, se crearon partidos políticos “al vapor”, inclusive conformados por familias enteras y no se diga de la participación del crimen organizado.

El panorama de la vida política mexicana llegó al extremo de que, en la actualidad, nadie cree en esas organizaciones invadidas por la corrupción y total ausencia de ideología. Un partido político debe marcar sus lineamientos, esto es, cuál es su pensamiento y cómo puede con esos ideales triunfar en un proceso electoral, para posteriormente beneficiar a la población en general.

Junto con ello, es preciso mantener principios por los cuales la decencia y respetabilidad afloran. Estas Instituciones, de la noche a la mañana hacen alianzas los de izquierda con los de derecha y viceversa; no pueden faltar los llamados “chapulines”, quienes sin ética brincan de un partido a otro, sin importar su orientación.

Otro drama, es que hay partidos de todos “sabores y tamaños”, pero lo único que buscan son cargos públicos y aprovecharse de las partidas presupuestales que les otorgan, ante lo que es imprescindible poner orden.

Con medidas más estrictas se podrá reducir el número de partidos registrados. Se les deben imponer reglas de congruencia y lealtad.

Hoy por hoy se da el caso que el partido que ganó en forma aplastante el pasado proceso electoral, como lo es MORENA, carece de un padrón de quienes son sus afiliados, sus componentes, tan es así que para designar dirigentes, el INE intervino para hacerlo por encuesta.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar