Mi experiencia en F.I.G en León

Mi experiencia en F.I.G en León

136
0
Compartir

Ahí Viene La Bigorra
Raquel Bigorra

El cielo de León se llenó de Globos aerostáticos. Ni la pandemia pudo detenerel 3er festival de Globos más importante del mundo. ¡Y vaya que cumplieron con Susana distancia! Tanto que todas las celebridades y famosos que asistieron nos vimos en las redes. Se los juro que allí en León, no coincidí con ninguno. Quizás estaban cerca, pero todos traíamos cubrebocas, no había manera de saber quien era quien. Cosa que me pareció maravillosa.

Son tiempos difíciles y es importante reactivar la economía. Así que el F. I. G, había que hacerlo. ¡Bravo por México! El festival recibió la mitad de globos, pilotos y visitantes que de costumbre, pero no por eso dejó de ser emocionante. Fue a puertas cerradas pero los patrocinadores se dieron cita y los Globos mostraban en el aire muchísimas marcas que se anunciaron durante los 4 días del festival.

En línea se hizo la transmisión y los encargados de la conducción fueron Andrea Legarreta, Mauricio Mancera y Paola Rojas. Animaron a los presentes y a las miles de personas que estuvieron conectadas de diferentes partes del mundo. Hay que reconocer que el festival causa mucha expectativa y con tanta gente en casa, por la pandemia, fue la sensación dicha transmisión.

En redes vi que estaban presentes el Potro, Yurem, Ximena Cordoba, entre otros. Bueno, hasta la Sonora Dinamita le puso sabor al show, pero solo los vi por redes. ¡Qué maravilla cómo nos hemos sabido adaptar a la nueva normalidad! Subirse a un globo aerostático es una de las experiencias más emocionantes del mundo. Sabes dónde subes, pero no donde aterrizas. Nuestra piloto, una monísima gringa, que ha venido a volar su globo cada año a León, nos explicaba que no hay manera de descender donde uno quiera. “El aire manda”, nos dijo. Por eso fuimos a caer a un lado de la carretera. Los niños de la comunidad llegaron corriendo a tomarse la foto y la piloto divina, uno por uno los fue subiendo a la canasta, con sus familiares, para que se llevaran la foto del recuerdo. ¡A gozar que el mundo se va a acabar! Hoy más que nunca agradezco vivir este tipo de experiencias. Mi reconocimiento para Escandra, la organizadora del evento, y a todo su equipo. Volar en globo nos sigue enseñando qué hay que fluir con el viento. Buen fin, y nos leemos la próxima semana.