La Herencia Familia (Parte 3 de 3)… Néstor, Monreal y la alianza...

La Herencia Familia (Parte 3 de 3)… Néstor, Monreal y la alianza con Mancera

Una soterrada cofradía en la que el alcalde de la Cuauhtémoc juega un papel muy importante; su administración da amplia tolerancia a criminales

209
0
Compartir

Daniel Moncada
Grupo Cantón

Si Martha Lilia, su madre, fue la mujer más poderosa en el sexenio del gobernador Arturo Núñez, su padre; Néstor, el vástago de ambos, bien aprendió de sus progenitores que “quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”, por lo que desde hace algunos años se ha mantenido bajo la sombra de Ricardo Monreal Ávila, patriarca de un clan familiar que desde la década de los noventa controla Zacatecas, tiempo suficiente para consolidarse como uno de los políticos más cercanos al zacatecano, quien –en una subrepticia alianza con el exjefe de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera– busca mantener el control de la capital mexicana con miras a las elecciones presidenciales de 2024.

Soterrada alianza en la que Néstor juega un papel importante, pues como alcalde de la Cuauhtémoc por sus manos pasan cientos de millones de pesos, producto del cobro de tolerancia de los comerciantes informales en vía pública, y giros como restaurantes, chelerías, loncherías, hoteles de paso y la prostitución, en una demarcación donde tiene su enclave el cártel La Unión de Tepito, así como el cártel Jalisco Nueva Generación que ya opera en varias colonias de la alcaldía.

La recaudación del dinero “sucio”, para mantener el control de todos los negocios turbios en la Cuauhtémoc la realiza Salvador Santiago Salazar –director general de Gobierno impuesto por Monreal, con quien se desempeñó como subdirector de Verificación y Reglamentos–, con la estrecha colaboración de la lideresa de comerciantes ambulantes, Diana Sánchez Barrios, y el disimulo de Néstor que, en gran parte, lo utiliza para la promoción política de Monreal y, desde luego, hacer su “cochinito” para –¿por qué no?– autopromocionarse en las elecciones intermedias del 2021.

Perruna lealtad

Exdiputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y primogénito de Arturo Núñez y Martha Lilia López, Néstor mantiene una perruna lealtad a la causa de Monreal, dispuesto a todo con tal de llegar hasta la cúspide del poder. Su lealtad hacia el zacatecano quedó demostrada a mediados de 2015 cuando, siendo candidato de Morena a la (entonces) delegación Cuauhtémoc Monreal le pidió simular un contrato millonario para su campaña, según un audio filtrado a las redes sociales.

En la conversación, se escucha a Monreal hablar con Néstor, aspirante de Morena a diputado local por el distrito IX. Monreal indica que hay que hacer un contrato simulado, y el cual será utilizado para mupis y bardas. Aunque el asunto fue denunciado –ante el Instituto Electoral del DF y el Instituto Nacional Electoral por el dirigente del PRD capitalino, Raúl Flores, y el candidato de ese partido a diputado local en Cuauhtémoc, Roberto López–, nada sucedió.

El peso de la herencia

Cierto, su incipiente carrera política está ligada a la izquierda que promueve López Obrador, pero su mentor político es Ricardo Monreal; relación que le ha permitido ascender rápidamente los escaños políticos, a pesar de la pésima fama que sus progenitores dejaron en Tabasco. Por lo que, es sabido, desea desmarcarse políticamente de ellos, pero los genes no perdonan y ni qué decir del círculo social en donde creció. Así que carga con el peso de su herencia en todos los sentidos.

Tampoco puede desligarse –ni lo desea– de su padre putativo, el ambicioso zacatecano Monreal Ávila con quien tiene una relación estrecha en lo personal y laboral, que le ha dejado grandes dividendos en su efervescente aunque «ñoña» carrera política.

Pese al apoyo del zacatecano, su ñoñez, falta de habilidad y de sensibilidad política, a Néstor Núñez López no le ha permitido mantener el control en la Cuauhtémoc, territorio clave en la Ciudad de México en materia económica, política y social, donde los liderazgos –del PRI y el PRD– son bastos entre los empresarios, los comerciantes ambulantes, las asociaciones civiles y hasta de la delincuencia organizada que allí operan, perfectamente identificados y alineados.

Menos cuando ya se sabe que ambos pretenden jugarle contras a López Obrador y a la jefa de Gobierno, Claudia
Sheinbaum, aliándose con el exjefe de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera –con quien algunos grupos de poder en la gran urbe aún se identifican– por su ambición política muy personal, de cara al aun lejano 2024.