¿Parejas podrían compartir problemas de salud?

¿Parejas podrían compartir problemas de salud?

Los hábitos de salud personales pueden ser factores de riesgo para la pareja

182
0
Compartir

La salud cardiovascular de una parte de la población podría estar relacionados a los hábitos que comparten con sus parejas. En una relación donde se habita la misma casa es normal adquirir los comportamientos del otro, pese a que algunos de ellos presenten riesgos para la salud y una reciente investigación abona a determinar la importancia de compartir hábitos saludables en pareja.

El estudio realizado por investigadores de Harvard afiliados al Hospital Bighman and Women analizó el corazón de más 5 mil 300 parejas como parte de un programa para el bienestar de los empleados. En el mismo encontraron que el 79% de la población analizada no goza de una salud cardiovascular adecuada. Ello, según el criterio definido por la Asociación Americana del Corazón en siete factores: hábito de fumar, índice de masa corporal, actividad física, dieta, niveles de colesterol, presión arterial y niveles de azúcar en la sangre.

Samia Mora, autora del estudio y cardióloga del Hospital Bighman and Women, si bien aceptó esperar ver problemas cardiovasculares, «fue una sorpresa ver que la gran mayoría de parejas estaban en niveles bajos de salud cardiovascular en general».

Cuando se evaluó el estado de salud de las dos personas en unión, más de la mitad de todas las parejas compartía los siete factores de riesgo además de los mismos niveles de salud cardiovascular. Si un miembro de la pareja mostraba índices favorables de salud, era más probable encontrar la misma respuesta en el análisis del segundo miembro, con excepción de los niveles de colesterol total.

Mora y sus colegas determinaron, si alguno de la pareja dejaba de fumar, perdía peso, hacía más ejercicio o mejoraba su dieta, había más posibilidades del otro por adoptar una vida saludable. Aunque estos cambios no han arrojado estadísticas favorables a través del tiempo de duración del estudio, de agosto del 2015 a octubre del 2020.

La cardióloga señaló la evaluación como un seguimiento de los datos de factores de riesgo y hábitos en pareja. «Al contrario de pensar en intervenciones personales, sería mejor pensar en intervenciones en pareja o la familia entera. Es importante que las personas piensen cómo sus problemas de salud y hábitos pueden influir en la persona con la que viven», agregó.

Reflexionar acerca de la salud como un asunto en pareja promete redefinir el entendimiento previo de las causas motivadoras de problemas cardiovasculares, una de las principales causas de muerte y hospitalización en México y el mundo. Vivir con una persona, como afirma el estudio, muchas veces implica compartir también un estilo de vida determinado, sea adecuado para la salud o no.