El elefante, y poniendo las barbas a remojar

El elefante, y poniendo las barbas a remojar

204
0
Compartir

El argot de cualquier político por excelencia, es parecerse a un elefante: cola corta, orejas grandes y uñas cortas (para evitar tomar lo ajeno), dato que viene a colación a raíz del desatinado comentario de Jesús Zambrano, presidente del PRD.

Respecto de la tardanza por los apoyos en Tabasco de parte del Gobierno Federal, habrá que recordarle a don Chucho, la transparencia en el manejo de recursos y los malos manejos que el PRD tuvo en administraciones pasadas en todo lo largo del territorio nacional con muchos “amigos” suyos.

Ante la desaparición del Fonden y con los hechos recientes; en el tercer piso de Palacio Nacional, Arturo Herrera, secretario de Hacienda, seguro estará muy apurado, pero no tema estimado economista, AMLO habló bien con respecto al manejo económico del país, aludiendo al señor Agustín Carstens: “sin duda es una gente muy experta en manejos financieros” refirió, ups… be careful señor Secretario, no vaya a ser que estén pensando en una sustitución en el mediano plazo (y no precisamente del modelo IS-LM).

En más de una ocasión algunos de los lectores habrán escuchado: “nunca olvides tus raíces, ni tus orígenes”, sin embargo, queda claro que esto no aplica en algunos tabasqueños, en particular el que ocupa uno de los principales puestos en la Ciudad de México (te hablan alcaldía Cuauhtémoc), Néstor Núñez, hijo de un exgobernador de Tabasco. En efecto, él gobierna una alcaldía, pero no ha sido capaz de acercarse a su tierra, para ofrecer la mucha o poco ayuda que puedan brindar desde esta Ciudad.

Post-it: El domingo pasado, cuando la aristocracia política regresaba de sus labores de apoyo por las afectaciones en Tabasco, un ligero olor a turbosina destilaba desde las oficinas de la Secretaría de Energía, dicen que su titular Rocío Nahle, se siente ya como jeque árabe (por aquello de manejar el petróleo de los mexicanos) recurre en gastos excesivos (documentados vía El Universal) de volar en primera clase. Sus allegados auguran poco falta para verla tomar un avión privado.