¿Quién gobierna la Ciudad?

¿Quién gobierna la Ciudad?

200
0
Compartir

La mañana del martes estuvo llena de múltiples noticias de interés nacional y local. Este humilde prosista envía el mejor de los deseos para la pronta recuperación de la doctora Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, de quien aproximadamente a las diez de la mañana se dio a conocer que ha dado positivo a Covid-19.

Lamentable, muy lamentable noticia. Esto ocurría mientras el gran amigo y secretario de Gobierno, José Alfonso Suárez, desde mucho más temprano, desayunaba en la terraza de uno de los más lujosos hoteles en el centro de la gran urbe; se le vio despreocupado y relajado durante casi tres horas.

Actitud que nos obliga a preguntarnos: “¿Quién gobierna la Ciudad? Hasta donde se sabe y los cánones lo indican, su cargo es el segundo en importancia en la administración local. Habrá que ver quién es el secretario de más confianza para la jefa de Gobierno; quizá el residente del tercer piso en el palacio virreinal, el abogado Néstor Vargas, que ha de estar muy ocupado reportando todas los decesos (reales) en la CDMX, emitiendo instrucciones al registro civil que está a su mando.

En la cotidiana conferencia matutina hubo un dato de interés, pues aparentemente el niño bonito de la 4T, el vocero de salud, sí, el doctor López-Gatell, demeritó nuevamente el uso del cubrebocas. Su argumento: que sólo sirve para evitar contagiar y no como escudo protector. Sin embargo, no tuvo ni un ápice de cautela al toser enfrente de todos los presentes en Palacio Nacional al comenzar su ponencia.

Esperemos no sienta que tiene superpoderes; esperemos esté consciente de que también se puede contagiar. En cambio al canciller Ebrard, en la mañanera, se le vio ocupando gel antibacterial con extrema regularidad.

Será, acaso, que su subconsciente lo traiciona y quiere limpiarse las manos por sentir que las tiene sucias, digo, por eso que comenta don Porfirio Muñoz Ledo en alusión a la elección de Morena. No olvidemos que Mario Delgado es alfil de Marcelo. Cuidado canciller, dicen que la forma es fondo.