Anarquismo sin sentido

Anarquismo sin sentido

Recientemente en diversos puntos de la ciudad se...

332
0
Compartir

Recientemente en diversos puntos de la ciudad se llevaron a cabo diversos movimientos políticos, donde se manifiestan de manera espontánea decenas de ciudadanos con un fin común… “ser escuchados”. Donde ideas revolucionarias (mal fundamentadas) son el estandarte de estos movimientos llenos de inconformidad y desesperación, por la situación económica de este país.

Los efectos colaterales que propician estas manifestaciones son incalculables, donde a diferencia de las manifestaciones pacíficas, existen diversos cuestionamientos sobre ¿Quién está detrás de estas motivaciones políticas que siempre han estado vinculadas de manera estrecha al gobierno en turno del país? En México la palabra “anarquía” se ha escuchado de manera constante en diversos medios de comunicación que nos han engañado de manera constante, sin permitirnos analizar el verdadero significado de un movimiento que bien podría tener un respaldo social; sin embargo en este país, es todo lo contrario.

Los movimientos sociales de este país carecen de estatutos que sean valorados y respetados, tan solo existe un “pretexto imperfecto” que alienta a decenas de jóvenes para salir a la calle a manifestarse, sin conocer de fondo las necesidades básicas que motive una revolución social.

Mientras México permanece sumergido en el fútbol cada fin de semana por su equipo favorito, diversos intereses políticos se mueven como arenas movedizas sin poderlos detener; y el “anarquismo” sirve como un arma política que usan las personas más maquiavélicas de este país.

México sigue desgastándose en tratar de “derrocar” a un presidente, cuando deberían de aprender a derrocar sus barreras mentales que propician la apatía social ante diversos movimientos que suceden todos los días en el país. Fuera de México he vivido movimientos anarquistas que me han enseñado que las agresiones se pueden justificar siempre y cuando el país respalde las ideas revolucionarias.