Sigue Juan Carrillo Soberanis la escuela de Roberto Borge

Sigue Juan Carrillo Soberanis la escuela de Roberto Borge

Durante su administración ha ido en aumento la inseguridad de los habitantes, aunado a la corrupción y el nepotismo que existe

242
0
Compartir

Cristina Escudero |Grupo Cantón 

Cancún. El alcalde de Isla Mujeres, Juan Carrillo Soberanis no sólo tiene sumido al municipio en completo déficit, por la deuda de 21.6 millones de pesos que contrajo al margen de la Ley de Disciplina Financiera, sino por su actitud corrupta heredada de su “padre político” Roberto Borge Angulo, exgobernador de Quintana Roo, quien lo benefició con títulos de concesión de carritos de golf los cuales puso a nombre de gente muy cercana a él, entre ellas a su propia madre Patricia del Socorro Soberanis Puerto quien tiene la concesión 1343/2016.

Como consta en el oficio SGP/CGA/COCEI/OCEI-SINTRA/038/II/2017 de fecha 22 de febrero de 2017, suscrito por la titular del Órgano de Control y Evaluación Interna de la Secretaría de infraestructura y Transportes quien solicitó a la Dirección de Comunicaciones y Transportes adscrita a dicha dependencia todos los antecedentes relacionados con la integración de expedientes de los cinco títulos de concesiones otorgados de manera irregular por Borge Angulo y por lo que hoy se encuentra preso, ya que fue acusado de desempeño irregular a la función pública.

Cabe mencionar que fue por los testimonios de Javier y Jaime Zetina González, exsubordinado del exgobernador, que se reveló la entrega ilegal de cinco concesiones para operar “carritos de golf” sin convocatoria previa para la oferta, y cuyos ingresos por derechos de operación, aseguran, nunca ingresaron a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

Beneficiados con títulos de concesión
Los cinco títulos de concesión amparaban la explotación del servicio de 120 carritos de golf en la ínsula, pero siempre se trató de ocultar a los beneficiarios, ya que sólo se dieron a conocer los nombres de las empresas, pero no la de sus propietarios como el caso de Traslados Terrestres del Sureste de la cual es dueña la madre del edil isleño.

También aparece la empresa Adventure Rents, propiedad de Lucía Guadalupe Rivas Aguilar quien podría ser una presta nombre porque es el brazo derecho de Irazú Sarabia May, quien actualmente es la directora de Planeación del ayuntamiento isleño y el cerebro de todas las transas administrativas de Juan Carrillo.

Irazú y Juan Carrillo sostienen una relación muy cercana desde que ambos eran diputados, ya que se coludieron para amarrar varios negocios con Roberto Borge, e incluso hay quienes señalan a la directora de Planeación de estar lucrando con el negocio de la basura en el municipio.

Rentadora la Fortuna, es la tercera beneficiada y pertenece a William del Carmen Ceballos Medina, quien a su vez es socio de Maya Caribe, filial del Sindicato de Taxistas “Andrés Quintana Roo” y quien fue el único que en cuanto le dieron la concesión emplacó sus unidades para operar “legalmente”.

Sin embargo, es importante mencionar que William Ceballos es familiar de Irazú Sarabia May, la amiga y gente de toda la confianza de Juan Carrillo, así como de Juan Pablo Lince de la Peña, quien es otro de los que aparece con una concesión a través de la empresa Majube S.A de C.V de las cual es propietario.

La última concesión se le otorgó a René Contreras Gómez, quien en ese entonces presidía la Asociación de Rentadoras de Carritos de Golf, pero al haber conflicto de intereses, lo sacaron de la presidencia que ahora encabeza Julián Ricalde Magaña.

Viejas prácticas

Juan Carrillo Soberanis, le sigue apostando a las viejas transas del PRI y al deceso de la memoria de los ciudadanos, pero su gobierno está sumido en la corrupción y sin que nadie le refute o lo confronte en la ínsula, ya que hizo sus “amarres” para terminar esta segunda administración sin que sea enjuiciado pese a que el Ayuntamiento está por ser llevado a juicio por parte de la empresa Soluciones Gubernamentales (Solugob) para que pague el adeudo que tiene.

Las prácticas de ocultar información que caracterizaron al régimen priista, no han quedado en el pasado, pues Juan Carrillo las sigue realizando, ya que su administración es calificada como una de las peores en Transparencia por parte de la IDAIPQROO.
Además varias organizaciones le han solicitado información sobre a cuánto asciende su salario mensual, negándose a proporcionar estos datos que guarda como secreto de estado, así como el salario de sus regidores que también han actuado en contubernio con Juan Carrillo al no exigirle cuentas y aprobarle cada préstamo o “brillante” idea que se le ocurra.

Los isleños le demandan que se acabe la opacidad, nepotismo y corrupción con la que está actuando Juan Carrillo, porque a final de cuentas son los habitantes quienes con sus impuestos pagan su salario y la de sus servidores públicos.