Rebelión de gobernadores

Rebelión de gobernadores

Urge tender puentes de diálogo y entendimiento

176
0
Compartir

Un grave problema se avecina, mismo que debe atenderse con urgencia para evitar se salga de control.

En julio de 2002 se creó la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), como un foro permanente de dialogo, con la participación de todos los mandatarios estatales del país, para fortalecer el federalismo a través de mecanismos democráticos de cooperación y entendimiento.

Lamentablemente tales objetivos se empezaron a desvanecer hace algunas semanas, cuando diez integrantes decidieron retirarse de ese organismo, por considerarlo insulso e improductivo. De alguna manera con esta decisión se marcó un claro distanciamiento entre los titulares de los gobiernos locales y la federación.

El problema se ha vuelto más complejo debido a la conflictiva del agua en el Estado de Chihuahua, que ha generado una serie de descalificaciones y ofensas entre el presidente López Obrador y el gobernador Javier Corral Jurado; ambos se culpan mutuamente de politizar el conflicto que implica entregarle agua a los norteamericanos, como parte de un tratado internacional. Por una parte, Javier Corral ya señala sin más, que el jefe del ejecutivo es autoritario, represor y vengativo, mientras que López Obrador acusa a Corral de una serie de abusos y protección de intereses partidistas que pueden terminar en la comisión de graves ilícitos.

También se sumó a este conflicto Jaime Rodríguez Calderón, que no pertenece a ningún partido y ganó las elecciones como candidato independiente. Ahora el famoso “Bronco”, atribuye a la actual administración no solo de maltratar a su entidad en la repartición de recursos, sino de manejarse con sistemas tiránicos para someter a todos a su proyecto de nación.