Las mentiras tras los feminicidios

Las mentiras tras los feminicidios

Me encantaría que la FGR pueda dar respuestas claras

227
0
Compartir

En México, la cantidad de feminicidios va en aumento, esto no quiere decir que el Gobierno Federal sea el responsable, sin embargo para muchas madres y padres son los únicos que le pueden dar respuesta a diversos feminicidios que se cometen en todo el territorio nacional.

Sigo indignado por diversos casos de feminicidios que por una u otra razón se convierten en temas “virales” dentro de las redes, como el caso de Jessica González Villaseñor, donde por cierto; ayer fue detenido el presunto responsable, Diego Urik Mañón, por quien ofrecían un millón de pesos como recompensa.

Hay cientos de casos de feminicidio en este país, que por el contrario sirven para tapar toda la “mierda” que existe dentro de la procuraduría, con errores garrafales que siguen dando frutos y hasta el día de hoy, decenas de inocentes siguen tras las rejas sin recibir una sentencia, debido a las investigaciones “paupérrimas” que comete esta dependencia.

Hasta el día de hoy te puedo confesar que sigue acosándome la Fiscalía General de la República, debido a la investigación periodística que he llevado de manera profesional de varios feminicidios en el país, sin embargo “ellos” los ministerios públicos, peritos, agentes, policías y más… son quienes deben de apegarse a derecho y dejar de acosar a periodistas que solo nos dedicamos a decir la verdad de sus gravísimos errores, dentro de sus carpetas de investigación.

El caso de Mario Saenz es uno de los que he investigado a fondo y seguimos en espera de saber qué sucederá con este chico, que sin deberla ni temerla fue señalado injustamente por gente cercana a la hoy occisa Victoria Salas, a quién le quitaron la vida en el Hotel Novo Coapa hace unos años y hasta hoy las autoridades no han dado con el responsable, usando de carne de cañón a una persona inocente, solo para que los medios se tranquilicen en buscar justicia, mientras tanto Mario sigue pagando tras las rejas por un crimen que no cometió.