Chente Fernández

Chente Fernández

482
0
Compartir

La canción “No Insistas Corazón” es un poema al amor. Para cortarse las venas. Estreno de Chante Fernández, composición del legado de Juan Gabriel. Está escrita en masculino, para que cada quien la goce, la sufra o la odie de acuerdo a sus preferencias sexuales. Chequen la letra: “Quiere el corazón, lo quieras como yo te quiero/no seas cruel, no hagas más grande este sufrimiento/ Él, para quererte solo está latiendo”.

Y no le sigan porque desangro. Señor cantinero, otro mezcalito para que no se infecte la herida. ¡Qué dupla!, Chente y Juanga.

La iniciativa de la misa por el primer aniversario luctuoso de José José, no la organizan sus hijos José Joel y Marysol, sino su amiga, la actriz y cantante Alejandra Ávalos, el 28 de este mes en la vieja Basílica de Guadalupe, en la Villa, 12 horas. Televisa chiquea tanto a sus artistas de moda, que las vuelve malcriadas.

Livia Brito es uno de cientos de casos. Está prohibido a los medios de televisión hablar de la tunda que le dieron Mariano Martínez, su novio y ella al fotógrafo Ernesto Zepeda, por tomarles fotos en playas de Cancún, donde aún está vigente una demanda por daños y perjuicios. Livia lo que tiene de hermosa, contrasta con su carácter intolerante y agresivo.

El público se entera por los demás medios de cómo son sus artistas fuera del escenario. Quizá por eso, su presentación en el programa Hoy, fue fracaso de aceptación popular. Pedro Moctezuma, empresario, excuñado de Alejandra Guzmán, está arrepentido de su vida de excesos de perico (coca), francachelas, trotamundos y decidió rescatarse a si mismo.

Se retiró del vicio, creó Institución para rehabilitar adictos y comparte conferencias de ayuda. Apoyará a su sobrina Frida Sofía, hija de Pablo, su hermano y Ale Guzmán. Y mire qué lo necesita.

Un día le va a dar un infarto por los entripados que hace. Desafiaron al Covid y les fue bien a las Grandiosas: Dulce, Rocío Banquells y María del Sol, el sábado pasado en el cabaret La Matraka, concierto presencial, en reto a la pandemia.

200 personas, chupando y bailando. Se aventó como el borras el empresario Mejuto. Alguien tenía que dar el primer paso. A ver si con tanta gente ansiosa de divertirse, no regresamos al rojo. Sería fatal.