Premian a rata Magawa por su trabajo en detección de bombas

Premian a rata Magawa por su trabajo en detección de bombas

Durante años, Magawa ha estado trabajando en la detección -para su desactivación y retirada controlada- de bombas en Camboya, por lo que ahora una entidad veterinaria benéfica del Reino Unido reconoce su trabajo

322
0
Compartir

Magawa es una rata de Gambia (es decir, un ejemplar de la especie Cricetomys gambianus), que mide unos 75 centímetros de largo, contando la cola, y pesa algo más de un kilo. Su pelaje es amarronado y, como todos los ejemplares de su especie, tiene mejillas abultadas y unos singulares anillos bicolor alrededor de los ojos.

La principal característica de Magawa no es su aspecto sino su habilidad, aprendida después de años de entrenamiento, para detectar bombas y explosivos varios.

Durante años, Magawa ha estado trabajando en la detección -para su desactivación y retirada controlada- de bombas en Camboya y ahora acaba de recibir la medalla de oro al mérito que concede la organización benéfica británica People’s Dispensary for Sick Animals (PDSA) en reconocimiento a su “devoción al deber que salva vidas, en la localización y retirada de minas terrestres mortales”.

Magawa está destinada a Camboya desde 2014 y tiene en su hoja de servicios el mérito de haber descubierto 39 minas terrestres antipersona y otros 28 artefactos explosivos.

El animal premiado forma parte de las denominadas HeroRAT (rata heroica), ratas adiestrada por la organización no gubernamental con sede en Bélgica Apopo (Anti-Personnel Landmines Removal Product Development), especializada en esta actividad humanitaria desde 1990 y con base de entrenamientos en Tanzania.

”Magawa disfrutará luciendo su medalla de oro PDSA y recibiendo un regalo extra junto con sus compañeras heroRATs para celebrar el día”, agregó el cuidador desde Siem Reap, en el noroeste del país.

La pequeña medalla tiene una inscripción con una corona de laurel y las palabras: “Por la valentía animal o la devoción al deber”.

Camboya es el segundo país más afectado por las minas en el mundo después de Afganistán, y se cree que se colocaron hasta 6 millones de minas terrestres durante los conflictos armados que asolaron el país entre 1975 y 1998, de las que 3 millones aún no han sido localizadas, según PDSA.

Las minas antipersona han causado alrededor de 64.000 víctimas en el país, que tiene el mayor número de amputados de minas per cápita del mundo: más de 40.000 personas.

Apopo explica que se necesitan nueve meses para entrenar completamente a una heroRAT, lo cual se hace usando sabrosas recompensas que se dan a los roedores por encontrar las minas, que localizan rascando la superficie del suelo.

La rata Megawa y otros miembros de su equipo pueden inspeccionar una superficie del tamaño de una pista de tenis en 20 minutos, una labor de búsqueda que requeriría cuatro días de trabajo por parte de un equipo humano con detector de metales, según los datos facilitados por Apopo.

Las ratas adiestradas del equipo HeroRAT tienen un promedio de actividad de ocho años y durante toda su vida reciben cuidados especiales para garantizar su bienestar y, en la medida de los posible, su seguridad.