La renuncia de Jaime Cárdenas Gracia

La renuncia de Jaime Cárdenas Gracia

Esto debería servir como un fuerte llamado de atención

278
0
Compartir

Jaime Cárdenas Gracia es un personaje de alta calidad; sus principios morales, sus conocimientos jurídicos y sin duda su honorabilidad, lo hacen digno de aprecio e indiscutible reconocimiento en todos los ámbitos académicos y políticos en que se ha desempeñado.

Considerando sus amplias cualidades, el Presidente de la República lo invitó para dirigir un organismo emblemático y fundamental para el actual gobierno, en lo que fue anteriormente el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), y que hoy se conoce como el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado. El mismo nombre señala sus fines, recaudar el dinero mal habido en todos los ámbitos posibles, particularmente los recursos que provienen de las incautaciones que se realizan a los diversos grupos delictivos del país o los llamados cárteles del crimen organizado; de igual manera, los bienes que se decomisan a delincuentes, que evidentemente han amasado sus fortunas incurriendo en actos delictivos como la extorsión, el secuestro y los homicidios más atroces de que se tengan registro en nuestra historia.

A su llegada, Jaime Cárdenas Gracia, obligadamente comenzó a realizar un diagnóstico muy profundo sobre la operación y, conociendo sus cualidades, debió buscar soluciones y apoyos que pudieran cambiar la funcionalidad y el sentido social: Sin embargo, después de un estricto y contundente diagnóstico, lo único que queda claro es que es un indiscutible centro de corrupción, según lo expresado en su carta de renuncia del

destacado académico y jurista.

Es una pena que no se le haya escuchado y mucho más grave que no se haya brindado todo el apoyo necesario para limpiar y hacer de dicho organismo algo útil para precisamente, beneficio del pueblo.