Acapulco en crisis

Acapulco en crisis

UNA DESGRACIA SOPORTAR LAS LIMITACIONES DE ADELA ROMÁN

364
0
Compartir

Recientemente el Presidente de la República estuvo en la ciudad y puerto más bello del mundo, Acapulco. Sin más, atendió las demandas y se le notó sumamente interesado en tres problemas particularmente graves: el relacionado con el agua potable y el preocupante tema de la contaminación de la bahía Santa Lucia; sin dejar de lado la inseguridad que sigue siendo una asignatura pendiente, no sólo para ese emblemático destino turístico, sino para todo el territorio nacional.

Lo cierto es que el primer mandatario mostró deseos de ayudar al histórico y grato puerto, pero lamentablemente, esos buenos deseos no sirven de nada cuando no se reflejan en el entusiasmo y en la capacidad de quien está al frente del municipio. Por desgracia, las autoridades del puerto están totalmente alejadas de la población e incluso ya se registran protestas sistemáticas ante falta de sensibilidad e inexperiencia de la alcaldesa Adela Román.

De ella se sabe que, era una profesionista del derecho en el ámbito de la judicatura y de pronto, como es frecuente en México, decidió meterse a la política y en el maremágnum de los comicios del 2018, en donde arrasó el partido Morena, fue electa para estar al frente de la comuna acapulqueña, pero su gobierno ha sido todo un desastre. No atiende, se niega a recibir quejas, se rodea de una burocracia impresionante y ella misma, al circular por las calles, siempre está protegida por escoltas de la Marina, cuando se ha dicho hasta el cansancio que ya no hay guardaespaldas del ámbito policiaco para servidores públicos.

Eso sí, Adela, como en los viejos tiempos priistas, llena el puerto de Acapulco con su imagen sonriente y presumiendo obras inexistentes. En los últimos días celebró su segundo informe de gobierno, en donde sus propios compañeros de Morena, la exhibieron al reportar y presumir obras que no han iniciado.