Melissa Limones, histórica zacatecana

Melissa Limones, histórica zacatecana

La velocista se pone como plazo un año más para trascender, pues el Exatlón le recargó las pilas para reactivar sus sueños

380
0
Compartir

RODRIGO MOJICA/ GRUPO CANTÓN

Ciudad de México.- “Cuando lo buscas, va a llegar; un día en tu vida todo son preguntas; otro, todo son respuestas”, medita Melissa Limones, tras dejar en el horizonte la que ella misma etiqueta como “una aventura inigualable”.

Zacatecana de nacimiento, y velocista por convicción, tuvo que enlistarse entre las chicas que abandonaron el Exatlón, pero que igual cargaron fuerzas para aplicar aquello del ‘sí se puede’, o del ‘nada es para tanto’. Y es que la mujer más rápida en la historia de su entidad en la prueba de los 200 metros, ahora mismo, lejos del anonimato, comparte en entrevista con Grupo Cantón que se dará un nuevo plazo para trascender en su disciplina.

“Voy a entrenar un año más, yo creo que es mi último; a menos que se den las cosas muy bien, podría seguir, pero quiero intentarlo”, lanza, y además revela lo que le pudo dejar este reality show para reactivar sus sueños. “Esto lo busqué hasta el cansancio, para mí eso fue como una respuesta de que, si lo buscas, lo encuentras, y ese es el mensaje que me gustaría también dejarles a las personas”.

Y es que, de entre hasta cinco mil aspirantes que son elegibles, como lo hizo destacando en su estado, pudo trascender para conformar la terna de nuevos valores incluidos en el Equipo de Héroes (Azul).

“Yo no sabía lo difícil que era entrar, hice mi casting hace tres años. Lo que nos entristece es que duró muy poco, y tuvimos poco tiempo de adaptación”, cuenta con cierto desdén, pero también recupera el lado positivo que la mayoría de participantes ondea con mucha naturalidad.

“Lo que me llevo es algo revolucionario; más allá de la experiencia, creo que Exatlón junta personalidades mágicas, y las personas después de conocer a alguien que tiene magia, literalmente no es la misma, entonces me siento una persona totalmente revolucionada”.

ENSEÑANZA

De la fugaz competencia, Meli rescata que pudo de alguna manera luchar contra algunos pesares que se le pudieron presentar.

“Me costó adaptarme a los circuitos, salir sin miedo, adquirir seguridad, pero después te vas soltando. Me llevo esto de que busqué mis sueños hasta el cansancio, y aún cansada, continué buscándolos”. Finalmente, menciona que “estoy muy impresionada, en mi despedida dije algo de inspirar a las niñas, y me escribieron infinidad de pequeñas, que mi mensaje les llegó, y eso me emocionó muchísimo”.