Él es el primer mexicano en recibir la vacuna experimental contra Covid-19,...

Él es el primer mexicano en recibir la vacuna experimental contra Covid-19, aquí su testimonio

El mexicano tendrá que acudir cada 8 días a la clínica para hacerse una revisión en la sangre y detectar si generó anticuerpos, inmunidad o desarrolló otra enfermedad

242
0
Compartir

ESPAÑA.- El mexicano Ernesto Herrera, de 51 años de edad, se convirtió en el primer connacional en recibir la dosis de una vacuna experimental (fase II) contra el COVID-19. Fue vacunado el pasado miércoles y ruega que se acabe esta pesadilla para el mundo.

Aunque nació en la Ciudad de México, creció en Mexicali, Baja California; estudió en Cuba y Alemania pero desde hace 22 años vive en Las Rozas en Madrid, España. Está casado y tiene dos hijos adolescentes.

Ernesto es director de fotografía, por lo que hace campañas políticas y publicitarias. También ha hecho películas en México, España y Europa.

Cómo decidió ser voluntario para las pruebas de la vacuna

Hace dos semanas Ernesto escuchó que el ministro de sanidad de España anunció el reclutamiento de ciudadanos para aplicarles la vacuna experimental, del laboratorio Janssen (de Johnson & Johnson). Para aplicársela, debía acudir a cualquiera de tres hospitales, dos ubicados en Madrid: La Paz y La Princesa; y otro más en Santander.

El mexicano llamó al hospital La Princesa para registrarse en una lista y ser uno de los 190 ciudadanos españoles que participarían. Días después, lo llamaron a una reunión donde le explicarían los detalles de la vacuna y el proceso de este ensayo.

Según el laboratorio Janssen, la vacuna está basada en un vector que ya existe y ya está probada. Le agregan la proteína del coronavirus, pero aún así no están exentos de tener efectos secundarios.

Antes de la aplicación, le realizaron varias pruebas médicas, además que uno de los requisitos era no haber padecido COVID. Le aplicarán tres dosis, en diferentes fechas.

La vacuna se le aplicó en la parte superior del brazo izquierdo, como si la de la tuberculosis (BCG).

Herrera narró que después de la vacuna ha sentido dolor en el brazo, pero no ha tenido ningún efecto secundario. Tendrá que acudir cada 8 días a la clínica para hacerse una revisión en la sangre y detectar si generó anticuerpos, inmunidad o desarrolló otra enfermedad.

“Mi hermana, que ha trabajado en laboratorios farmacéuticos le insistió hasta que pudo que no lo hiciera, pero yo me he mantenido bastante firme porque creo que tengo que dar una lección a mis hijos, yo no quiero ser profesor de nadie, pero de mis hijos sí, y es una lección de solidaridad humana, yo creo mucho en ello. Yo participé mucho en política y me ha dejado que hay que ser solidario y no intentar hacer lo que hacen los políticos que te dicen que van a ayudar y al final se les olvida la gente. Yo no soy político, pero soy un ser humano y pertenezco a la sociedad y participo como puedo y esta es una manera de participar”, dijo Ernesto, citado por El Universal.