Comisión de Derechos Humanos a revisión

Comisión de Derechos Humanos a revisión

NO MÁS HIPOCRESÍAS, SE RESTRUCTURAN O DESAPARECEN

421
0
Compartir

No únicamente en el Estado de México, sino también en otras entidades del país, oficinas de la Comisión de Derechos Humanos, las están “tomando”, principalmente mujeres que han sido laceradas y lastimadas por las arbitrariedades y omisiones gubernamentales.

Lo que llama la atención es que, de manera insólita, ahora es el gobierno quien ha salido a defender estos organismos, cuando de alguna manera, debido a su naturaleza, deberían ser contraparte o contrapeso ante las acciones de la autoridad, recordando que fueron creadas para resguardar al ciudadano de agresiones y abusos de cualquier servidor público.

Esta inusual protección sólo se puede explicar por la debilidad que han mostrado históricamente las Comisiones de Derechos Humanos, muchas de ellas cooptadas o plegadas a la administración política en turno, sin autonomía de gestión y sin dar los resultados esperados.

Las fundó en su momento Carlos Salinas de Gortari y se convirtieron en “tapaderas” de los altos funcionarios; sus recomendaciones solo se orientaban a empleados menores, pero difícilmente alcanzaban los altos mandos.

En ese sentido, no se recuerda alguna indicación contundente y directa que la CNDH haya dirigido contra algún Presidente de la República, por lo que debemos aceptar que, bajo ese esquema de comparsa, resultan inútiles y sólo se convierten en rémoras para la economía del país.

Urge evaluar su papel y en su caso, realizar una restructuración a fondo ahora que han sido “tomadas” y cuestionadas fuertemente por las propias víctimas; es momento de pensar con toda serenidad si son necesarias, ya que evidentemente no dan respuesta, tampoco han mejorado sus modelos de atención a las legítimas demandas y reclamos de quienes han sufrido injusticias o vejaciones d