Afecta cuarentena crecimiento de los niños

Afecta cuarentena crecimiento de los niños

Opinan expertos endocrinólogos pediatras que los cambios de hábitos que sufren los niños debido a este periodo pueden resultar en un cese en su crecimiento y un aumento en su peso

282
0
Compartir

Expertos endocrinólogos pediatras informaron que los cambios de hábitos que sufren los niños debido a este periodo de cuarentena prolongada pueden resultar en un cese en su crecimiento y un aumento en su peso.

Alteraciones en las horas de sueño, falta de actividad física, alimentación desordenada, el abuso en el uso de tablets y celulares, así como la falta de exposición a la luz del sol son los factores que podrían llevar a esta condición.

En Grupo Cantón te traemos un recuento de las causas que estarían afectando el crecimiento de los niños.

ALTERACIONES EN LAS HORAS DE SUEÑO

Aun en adultos, el cambio en los horarios para dormir supone un conflicto; sensación de no haber descansado bien, ‘deuda de sueño’, somnolencia permanente, mal humor son algunos de los malestares que pueden afectar a los niños ante el cambio de horarios de sueño.

Debido a que no hay necesidad de despertar temprano para ir a la escuela, los niños suelen despertar tarde y dormirse hasta la media noche o incluso más. Esto se ve acentuado con el prolongado uso de tablets y demás dispositivos electrónicos hasta altas horas de la noche. Por lógica, se va volviendo un círculo vicioso en que siempre la hora de dormir se irá prolongando.

Y es en la noche cuando el cuerpo crece, ya que es ahí cuando tienen lugar diversos procesos en el metabolismo, además que es durante las horas de sueño que el cerebro activa el crecimiento.

FALTA DE ACTIVIDAD FÍSICA

Las horas semanales de actividad física de los niños se han visto reducidas drásticamente: al no poder salir, no se ejercitan. En condiciones normales un niño, aunque no haga ejercicio o practique algún deporte, tiene cierto ritmo de actividad física debido a que al ir a la escuela tiene forzosamente la necesidad de trasladarse de un sitio a otro. Con las escuelas cerradas eso ya no está ocurriendo.

Al estar encerrado en su casa, el niño tiene una mayor limitación de espacio por lo que se vuelve más sedentario.

ALIMENTACIÓN DESORDENADA

Estar 24 horas en casa implica que las 24 horas tienes comida disponible, y si no hay comida, antojo siempre habrá. Sobre todo en el caso de los pequeños, que son propensos a estar comiendo golosinas en todo momento. Y un padre no querrá escuchar los berrinches de sus hijos por lo que pronto accederá a las exigencias de los pequeños, lo cual casi siempre será rico en carbohidratos.

Lo peor de todo es que de acuerdo a especialistas, esos centímetros que los pequeños han dejado de crecer hoy, no serán recuperados nunca, por eso el llamado es a los padres de familia para que luchen por encontrar un equilibrio en los horarios de sueño y alimentación.