“Expresidente ladrón, te quiero en la prisión”

“Expresidente ladrón, te quiero en la prisión”

226
0
Compartir

La impunidad en nuestro país se ha vuelto tan común, que hemos llegado a convivir con ella y la vemos con normalidad, como parte de nuestro destino. ¿Quién no ha enfurecido frente a un Ministerio Público? ¿Quién no se ha sentido frustrado frente a decisiones corruptas de un juez? El panorama por décadas ha sido desolador en el tema de la justicia.

Al grado que cuando vemos escenas como el linchamiento en una combi de un ladrón, sentimos una satisfacción, un gozo de ver por fin castigo a alguien que delinque, que le damos la representación al que nos arrebató la bolsa, que nos quitó el celular, que de manera burlona nos mostró un arma amenazante y con risa punzante dijo: “Cámara mi gente, ya se la saben…” antes de ser despojado de lo que mucho nos costó comprar. Por eso, cuando se abre una rendija, para ver enjuiciar a los expresidentes, nos genera una gran expectativa.

Sexenios de saqueos y de abusos. Como dijo el Presidente en la mañanera del pasado viernes 11 de septiembre: “a los gobiernos neoliberales, de Salinas a Peña Nieto, pasando por Zedillo, Fox, Calderón, entregaron como 120 millones de hectáreas (60 por ciento de territorio nacional)… Ni Porfirio Díaz se había atrevido a tanto. La ciudadanía se ha puesto las pilas, y ahora mismo se siguen juntando las cientos de miles de firmas que se necesitan para logra la meta: más de 1 millón 700 mil.

Tenemos hasta el martes 15 de septiembre; las otras dos vías son, el Poder Legislativo, o el Poder Ejecutivo. El 9 de septiembre al preguntarle al Presidente si no se logran juntar las firmas de ciudadanos, ni de las cámaras, me contestó: “(…)en su caso, voy a presentar la solicitud antes del 15, pero todavía hay tiempo para que se lleve a cabo una consulta ciudadana, de conformidad con la ley como parte de la democracia participativa”.

Somos un país con enorme sed de justicia, por eso se entiende perfecto que el ánimo popular sea la exigencia de por fin, ver a políticos ser juzgados, y no cualquier político, sino alguien que haya sido Presidente.

Me da la impresión que si tan solo uno es juzgado y castigado, el respaldo al presidente López Obrador será inmenso. Una encuesta de un medio nacional revela que 9 de cada 10 mexicanos quiere ver al presidente anterior en el banquillo, o sea incluye simpatizantes de todos los partidos.

Los poderes facticos siguen tan fuertes que se necesita un respaldo popular masivo para que se logre tal hazaña, y se deje un antecedente tan potente, que sea muy difícil en un futuro ser revertido. La 4ª Transformación tiene una oportunidad de oro, fincar las bases para combatir este cáncer llamado corrupción. Por eso la frase contundente es: “Expresidente ladrón, te quiero en la prisión”.