Síguenos

¿Qué estás buscando?

Seguridad

Torturaron y mataron a enfermero

Su cadáver fue hallado abandonado en un predio en el municipio de Huixquilucan; los asesinos siguen libres

TOLUCA, EDOMEX.- Durante más de un mes los familiares de Cristian Marcelino Trinidad, lo buscaron por cielo, mar y tierra; el joven de 21 años y enfermero de profesión había sido levantado por policías municipales en la colonia La Nueva Oxtotitlán, en la ciudad de Toluca.

Seis semanas para ser exactos duró el suplicio de la familia, hasta que su cadáver fue localizado en el Servicio Médico Forense; todo ese tiempo estuvo ahí, pero ninguna autoridad judicial fue capaz de avisar a sus familiares, pese a que había una ficha de desaparición de la víctima.

El joven enfermero fue visto por última vez el pasado 17 de julio; esa noche, fue subido a una patrulla local, tras ser golpeado por un grupo de vecinos al ser confundido con un delincuente, sin embargo, Cristian nunca fue presentado ante el Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

Su familia comenzó a buscarlo sin éxito y después de seis semanas de angustia, temor, incertidumbre por no saber nada de sus ser querido, ahora se vinieron a enterar que el cadáver de Cristian fue hallado 11 días después abandonado en un predio en el municipio de Huixquilucan. Su cuerpo comenzaba a descomponerse, pero aun así los peritos de la Fiscalía mexiquense pudieron determinar que presentaba huellas de tortura y un disparo de arma de fuego que le arrebató su corta vida, así lo reveló la autopsia.

UN MES EN LA MORGUE

El cuerpo del joven enfermero estuvo desde el 28 de julio en la morgue regional en Naucalpan, pero a pesar de que existía una ficha de búsqueda, nadie dio aviso a su familia, por lo que estuvieron a nada de mandarlo a la fosa común, ya que presentaba indicios de descomposición.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Su identificación se dio después que sus padres se sometieron a pruebas de ADN y el miércoles fueron notificados que los restos encontrados en Huixquilucan eran los de su hijo. “No puede ser Dios mío, todo este tiempo el cuerpo de mi muchacho estuvo ahí y nadie hizo nada, lo torturaron y le dispararon y los asesinos andan libres”, replicó bañada en llanto su madre.

Su padre y una de sus hermanas de Cristian trataban en vano de tranquilizarla pero ¿quién entiende el dolor de una madre?

Tras más de mil horas de angustia y dolor, la familia de Trinidad sólo espera que les entreguen el cuerpo de su hijo para darle cristiana sepultura en la localidad de San Diego Suchitepec, del municipio de Villa Victoria, donde amigos y vecinos del joven enfermero se sumaron a la exigencia de justicia.

“Como es posible que pudiera estar tanto tiempo en la morgue, que no existe una base de datos de las personas desaparecidas, las autoridades no hicieron nada y los policías asesinos andan sueltos”, reclamó otro familiar de la víctima. El bestial asesinato de Cristian se dio luego de la aprobación de la legislatura mexiquense de castigar a las personas que violenten al personal médico tras las agresiones por la pandemia del Covid 19. Pese a ello las autoridades judiciales mexiquenses no se han pronunciado al respecto y el crimen el joven enfermero sigue en la total impunidad. Los policías asesinos continúan prófugos.

Te puede interesar