Síguenos

¿Qué estás buscando?

FOTO, ILUSTRATIVA.PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM

CDMX

Exigen pago de salarios atrasados de trabajadores del Aeropuerto Internacional de la CDMX

Juan R. Hernández

 

La diputada del PAN, América Rangel Lorenzana exhortó al director del AICDMX, Jesús Rosano García, a saldar los adeudos salariales al personal de confianza y garantizar sus derechos junto con los constitucionales a recibir también, la parte de renta gravable sobre las ganancias generadas en donde están asignados.

“Las instituciones públicas son las primeras obligadas a respetarlos, particularmente en lo que respecta al salario y a las prestaciones indexadas a éste como son el aguinaldo, las utilidades, los bonos por concepto de antigüedad y puntualidad, así como aquellos premios y estímulos consagrados en las Condiciones Generales de Trabajo”, expuso la legisladora.

Al presentar un Punto de Acuerdo, la diputada blanquiazul dijo que al personal de confianza adscrito al Aeropuerto CDMX, se le deben 6 días de aguinaldo y su gratificación anual extraordinaria.

“Este órgano colegiado debe alzar la voz y solicitar a las autoridades laborales del orden federal, su intervención a efecto de que se gestionen las acciones que permitan el cumplimiento de las ineludibles obligaciones patronales y se establezcan las sanciones correspondientes”, sostuvo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

La diputada Rangel, dijo que esa actitud de las autoridades del Aeropuerto CDMX, más allá del incumplimiento de la ley, se aprovecha de la honestidad y buena voluntad de la clase trabajadora, violentando sus derechos.

Recordó que en junio, más de cien integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Aeroportuaria Similares y Conexos de la República Mexicana, se manifestaron exigiendo el pago correspondiente al reparto de utilidades, señalando que las autoridades aeroportuarias aún no pagan lo correspondiente a la Participación de los Trabajadores en las Utilidades.

“Nos encontramos ante la grave regresión de derechos de los trabajadores al reorientar recursos, que en pocas palabras, es un capricho llamado “Santa Lucia”, finalizó.

Te puede interesar