Contubernio e impunidad en la Cuauhtémoc

Contubernio e impunidad en la Cuauhtémoc

563
0
Compartir

En dos años de Gobierno, Néstor Núñez ha degradado la vigilancia, y deja a la alcaldía como terreno fértil para la delincuencia

Por: JESÚS GALLEGOS

CIUDAD DE MÉXICO.– La Cuauhtémoc se ha convertido en la más peligrosas de las 16 alcaldías de CDMX para el vecindario y las personas que transitan por sus calles, por la ineptitud del alcalde Héctor Núñez, que en dos años de Gobierno ha degradado la vigilancia, que resulta terreno fértil para la delincuencia porque reina la impunidad y el contubernio.

Además de todos los delitos que azotan a los vecinos, las propiedades se han devaluado por la inseguridad y la zozobra que priva en la zona, debido a la torpeza de Núñez, un funcionario sin la personalidad y sin sensibilidad profesional para neutralizar la delincuencia.

A las docenas de delitos de toda índole, han proliferado robo a casa habitación con la familia dentro, asaltos a autobuses y al transporte colectivo en las narices de los policías, lo que supone que los actos se cometen con la complacencia de las autoridades.

Sobre este serio problema la comisionada del Partido del Trabajo de la Ciudad de México, Magdalena Núñez Monreal, afirmó que, a pesar de la reducción en delitos de alto impacto en el pasado semestre, la delincuencia busca otras formas de operar adaptándose a la “nueva normalidad”, dejando atrás las viejas prácticas que deben ser atendidas por las autoridades.

La petista señaló que “hasta los delincuentes se adecuan al contexto de la pandemia por Covid-19 y al regreso de la población a sus actividades bajo la nueva normalidad para cometer actos delictivos, ahora de bajo impacto que van al alza, como el robo a repartidores de comida, a pasajeros del Metro, del Metrobús y secuestros”, sobre todo en la alcaldía Cuauhtémoc.

La petista, comentó que en cuanto al índice delictivo por alcaldías, Cuauhtémoc está catalogada como una de las más peligrosas, ya que tiene los primeros lugares en asaltos con violencia a peatón, robo a casa habitación y trata de personas.

Ante ello, Núñez Monreal afirmó que es necesario que las estrategias de seguridad pública cambien, al mismo tiempo que las prácticas delictivas para garantizar la seguridad de todos. No se pueden permitir los robos dentro del Metro o en estaciones del Metrobús sin que no se haga justicia para la víctima.

“Hemos escuchado casos donde roban a las personas en la estación del Metrobús, sin que el oficial de seguridad que resguarda el sitio haga algo, permitiendo se efectúe el atraco. Eso es inaceptable para un Gobierno que busca una trascendencia en seguridad pública”, sostuvo.