¡Es la sexta!

¡Es la sexta!

359
0
Compartir

EL SEVILLA SE CORONA CAMPEÓN DE LA EUROPA LEAGUE, TRAS VENCER AL INTER DE MILÁN EN UN PARTIDAZO EN ALEMANIA

Colonia, Alemania.- Diego Carlos pudo ser villano, pero una especie de chilena suya, que contó con la fortuna de ser desviada al fondo, se convirtió en el gol de la sexta Europa League para el Sevilla, que venció en la gran Final 3-2 al Inter de Milán.

El zaguero central del conjunto español se empecinó en poner contra las cuerdas a los suyos, pues en Cuartos de Final, Semifinales, y también ayer, cometió penaltis en el primer cuarto de hora.

Sin embargo, ahora con el trofeo en mano, y provocando el tanto de la sentencia en el duelo importante, aquellos malos ratos son sólo anecdóticos, porque ni siquiera resultaron contraproducentes en las cuentas.

Y fue tal vez por el nivel que mostró el zaguero, dejando de lado los pecados, que su profe, Julen Lopetegui, ni siquiera titubeó para jugársela con él en todo momento.

DE ALARIDO

Diego, en los amaneceres del partido, volvió a las andadas, pues luego de que Romelu Lukaku le ganó la carrera, lo derribó en el área.

El mismo delantero belga cobró con mucha potencia esquinado para el 0-1 del cuadro italiano.

La respuesta, en un cotejo que rápido provocó buenas sensaciones, fue casi enseguida, pues al 12’, el lateral derecho Jesús Navas mandó el centro, mismo que remató de palomita el holandés Luuk de Jong. Y fue tras algunas acciones peligrosas de ambos lados, que el sevillano rompió la igualada con otro poema aéreo.

Éver Banega, quien disputó su último compromiso con el conjunto de LaLiga, pues firmó para jugar en Arabia Saudita, cobró el tiro libre y De Jong impactó con la cabeza, angulado. Golazo.

Juego de toma y daca, de ida y vuelta, ahora el regreso lo rubricó el nerazzurri, también con un testarazo del uruguayo Diego Godín. Ya para el complemento, con un encuentro que mantenía su ritmo, el primero que probó fue el equipo dirigido por Antonio Conte, pero el disparo violento de Roberto Gagliardini se encontró con un rechace heroico.

Lukaku, al 65’, dejó ir la acción que pudo significar el título para los suyos, pues en el mano a mano no pudo vencer al portero marroquí Yassine Bounou.

En la otra cara, otra vez a balón parado, el ‘20’ brasileño de la escuadra española, Carlos, con un gran gesto técnico, en complicidad con Romelu, quien fue el que le metió el pie a la bola, originó el tanto del triunfo y la sexta Europa League para el Sevilla, el más ganador en este torneo.