Lozoya: pacto de impunidad

Lozoya: pacto de impunidad

437
0
Compartir
FOTO: RODOLFO ANGULO /CUARTOSCURO.COM

VALOR CIVIL

EDUARDO LÓPEZ BETANCOURT

elb@unam.mx

AL EXDIRECTOR DE PEMEX NO DEBIERON DARLE TRATO AMENO

Debemos aceptar que de manera novedosa, tanto la Fiscalía General de la República, como jueces federales, han actuado de manera insólita en el caso Lozoya.

Este personaje aceptó supuestamente convertirse en testigo colaborador, lo que sin duda debió ser cuidadosamente analizado, ya que ha gozado de un sinnúmero de atenciones; fue traído de España en un avión especial, trasladado por supuestas enfermedades, en helicóptero, a un ostentoso hospital.

Lejos de pisar una prisión, lo llevaron a su casa, apelando a un beneficio que sólo se le concede a quienes en primer lugar se tenga la plena convicción de que no escaparán, circunstancia que no es la del personaje en cita, pues hay que recordar que Lozoya huyo de México, fue atrapado por la interpol y durante un tiempo estuvo en una prisión española

. En nuestro país el exdirector de PEMEX ha tenido un trato privilegiado y sólo se espera que ello sea altamente benéfico para la estrategia de combate a la corrupción, esto es, que la información que proporcione, pero sobre todo, la debidamente probada, tenga sustento jurídico para configurar delitos de mayor relieve y estén en ellos involucrados personajes de alto rango, más aún del que puede tener el exdirector General de una de las empresas más importantes del país, como lo es Petróleos Mexicanos.

Hay quien acusa que el caso de Lozoya ha sido sólo un show en el que la justicia nuevamente ha quedado rebasada. Deseamos fervientemente que no sea el caso; no basta con que se den nombres, sino pruebas y esté en condiciones de demostrarlas y que se logre el ansiado y buen deseo de la impartición de la justicia, pero sobre todo, que se dé un paso importante para sancionar la corrupción a tan importantes niveles, y esto debe llegar hasta el Jefe del Ejecutivo Federal del sexenio pasado. Llegó la hora de demostrar que no existe el famoso pacto de impunidad.